Ricardo Morán: "Me cuesta repetir en papel lo que vemos día a día en la calle"

El primer libro testimonial del director de teatro y cine cuenta pasajes poco conocidos contados bajo un enfoque de humor y sarcasmo

Ricardo Morán: "Me cuesta repetir en papel lo que vemos día a día en la calle"

Por: Una entrevista de Johana Ugaz

Para el director de teatro y cine Ricardo Morán, escribir sobre uno mismo es un acto de sinceridad, de transparencia. Por ello, su libro Todo está bajo control. Anécdotas del fracaso y del éxito (Planeta, 2018) fue un medio para hacer catarsis sobre todo aquellos temas que le causaban cierto pudor y que hoy aborda bajo un enfoque muy fiel a su estilo.

¿Te inspiraste en Rayuela (Julio Cortázar) para colocar un número al final cada capítulo de tu libro?

Me encantaría decir que fue Cortázar la inspiración, pero voy a ser un poco más banal. En realidad, fueron los libros de multiaventuras de Calabozos y Dragones que leía de niño. Me encantaría que el libro tuviera consecuencias al momento de elegir un capítulo y de repente pasara algo, pero fue una forma divertida de guiar a la gente por aquellos temas de los que escribo. Cuando empecé a escribir el libro, era evidente desde el inicio que sería una colección de anécdotas. Como yo soy obseso con la narrativa, me costaba unir todas estas historias dispersas sin que hubiera un hilo conductor; por eso los números.

¿Pensaste que podrías hacer una novela de tus anécdotas?

Ahora que ya me animé a escribir un libro, creo que es probable que me provoque hacerlo más y escribir cosas diferentes. Una de ellas es escribir una novela que no tenga que ver conmigo de manera figurativa, sino una historia que me interese contar. Por lo pronto, creo que la siguiente sí será otro libro testimonial.

¿Qué tipo de historias te interesan?

Curiosamente la literatura me obliga -no sé por qué ahora- a hacer una optimista. Creo que el mundo ya está suficientemente cubierto de este manto de oscuridad y de pesimismo como para ponerlo en la literatura. Santiago (Roncagliolo) decía que en el libro no hay ningún fracaso real, porque siempre al final había algo que rescatar; no sé si en el futuro eso cambie. Me cuesta mucho repetir en papel lo que vemos día a día en la calle. Creo que ese sería un trabajo no de literatura, sino de fotografía. Todo lo convierto en un monólogo de humor, hasta la muerte de mi padre; si bien ello tiene un universo de dolor y de pena para mí, también te puedo contar con mucho humor todo lo que pasó después. La gente a veces lo ve como una muestra de falta de respeto, pero es la forma en que lidio con las cosas cuanto más duras y difíciles.

Entonces este libro ha sido una catarsis... 

Claro que sí. Hay dos capítulos en particular que para mi son catárquicos.

¿Cuáles? 

Uno es el de mi papá; eso está muy claro. Mi padre falleció el 12 de diciembre del 2013 y me he tomado el tiempo para procesarlo. Ahora me encuentro con gente que sabe de eso sin necesariamente conocerme y es refrescante de cierta forma. El otro capítulo es en el cual hablo de mi salida del clóset; no tanto por la catarsis emocional, sino porque contiene una serie de información importante para mí, la cual me encuentro una y otra vez explicando a la gente. Sentía que debía ponerlo de una forma ordenada en algún lado para que ayudara a quien lo necesitara. Esta es la primera vez que he hecho algo para que la gente se lo lleve, porque la televisión es efímera y tienes la sensación de que se han llevado un pedazo tuyo a su casa. Tengo la sensación de que se están llevando un libro lleno de fotos mías calato (risas). Una sensación de pudor muy grande.

Esta forma de contar las cosas con un humor sarcástico, ¿de dónde viene? 

De mi papá. Él también, tarde o temprano, encontraba una forma de burlarse de todo. A veces la gente me dice: “No seas burlón”, pero la verdad es que no puedo evitarlo. Trato de no faltarle el respeto a la gente en la cara, aunque mi forma de procesar los hechos dolorosos y duros es así. Quisiera hacer historias en la cuales esa mirada esté presente. Ver hasta las cosas más terribles a través del ojo del humor.

¿Cómo te describirías?

La gente piensa en mí como el de Yo Soy, pero también me desempeño como director de teatro y de cine. Soy exigente. He sido formado en el teatro; ahí no hay espacios para relajarse y me gusta exigir eso. Aunque en televisión hay que dar una forma de entretenimiento y creo que por eso el personaje de Yo Soy no es tan diferente de mí. Es una versión aumentada, pero no exagerada.

Datos

- 7 años tiene el programa de TV Yo Soy.

- 3 de setiembre, fecha en que se inician los conciertos de competencia del reality de canto.

Sobre Ricardo Morán

Es director de teatro y cine. Estudió actuación con Roberto Ángeles. En 1999, dirigió la obra 'Tus amigos nunca te harían daño'. El año pasado, estrenó su primera cinta 'Una Navidad en verano'.

Lo más visto
Más en sección