Error, aprendizaje y artes

La pasión por un arte, más que ningún talento o ventaja, es lo que determina para que alguien lo domine. Nadie aprende si no tiene ganas de aprender

Error, aprendizaje y artes

Por: Gonzalo Urbina

Algunas cosas se aprenden más fácilmente que otras. Por ejemplo, el músico novato tiene una ventaja enorme sobre el aprendiz de matemáticas, porque no necesita que alguien le indique que ha cometido un error. En cambio, si estás aprendiendo una asignatura numérica como el Álgebra de Baldor (maravilloso libro que incluye respuestas para todos los ejercicios), ocurre que cuando resuelves el problema, ahí solamente sabrás si tu respuesta es incorrecta, porque el libro no te puede indicar en qué parte del procedimiento te has equivocado.

Distinta es la historia de un pianista, quien no solo sabe instantáneamente que ha tocado una nota incorrecta o fuera de tiempo, sino que identifica de inmediato qué nota fue y en qué parte del ejercicio ocurrió el error. Por ello, puede detener su práctica y corregir el imperfecto en el acto, además de repetir esa sección 20 veces hasta que le salga correctamente, antes de continuar con su rutina de práctica.

Después de analizar estos puntos, queda claro que las matemáticas son como cocinar. Al final del proceso puedes saber que tu ají de gallina quedó horrible, sin saber exactamente qué fue lo que hiciste mal.

Podríamos clasificar tres tipos de arte que te avisan, a su manera, cuando estás haciendo mal las cosas: en tiempo real, la música; en diferido, la cocina, o cuando te das cuenta hasta que el profesor te entregue tu nota, que ocurre en las matemáticas. Esta clasificación la podemos entender como un sistema para medir la dificultad de aprendizaje para cualquier materia. Mientras más fácil sea para el alumno identificar sus errores por su cuenta, más fácil será que aprenda, mejore y que este progreso lo emocione y motive a practicar más. Y es que, al margen de talentos y ventajas, nunca encontrarás a un artista que sea bueno sin haber tenido que practicar sus habilidades para afinarlas.

Debilidades

En Mater Iniciativa nos preocupa que en el Perú no hayan más figuras de la investigación, especialmente fuera de Lima. Esta realidad limita nuestra capacidad y visión para priorizar qué problemas resolver y entender y cómo solucionarlos a partir de experiencias locales. Incluyendo matemáticas, estadística, redacción técnica, análisis crítico o etnográfico. Las técnicas necesarias para realizar investigación tienden a no ofrecer retroalimentación. Para aprender estas disciplinas se necesitan profesores con experiencia que te ayuden a identificar tus errores. Esto quiere decir que la poca práctica actual de investigación condena a una menor práctica en el futuro también.

En este sentido estamos haciendo un llamado abierto a universidades nacionales, estudiantes y profesores, para que participen en nuestro Seminario de Investigación Permanente. Cualquier alumno o profesor que tenga un proyecto de investigación, que quisiera desarrollar con nosotros, nos puede contactar para ayudarlos directamente (con retroalimentación o, si hay suficientes personas interesadas, con talleres gratuitos). O para ponerlos en contacto con investigadores mentores. El propósito es saber cómo podemos ayudar. Por eso, los invitamos a visitar nuestro portal web: materiniciativa.com.

Para participar no es necesario tener un trabajo sobre un tema gastronómico, creemos plenamente que los seminarios de investigación multidisciplinarios son más enriquecedores. Nos interesa, más que nada, personas con hambre de conocimientos. Y es que la pasión por un arte, más que ningún talento o ventaja, es lo que determina para que alguien lo domine. Nadie aprende si no tiene ganas de aprender.

Lo más visto
Más en sección