Audios y corrupción

COLUMNA: ALBERTO QUINTANILLA CHACÓN

Los audios y los videos producto de interceptaciones telefónicas y grabaciones se han convertido en cosa de todos los días, gracias a avances tecnológicos que posibilitan estas acciones, sean legales o ilegales.

La corrupción es un mal que, así como el abuso del poder, siempre tienden a presentarse en el ejercicio de la autoridad y del poder; por ello, combatirlos debe ser una tarea permanente en la sociedad y en el Estado.

“El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”, según el aforismo del político inglés Lord Acton (1834-1902). Ello origina que en la Repúblicas liberales se adopten una serie de mecanismos y medidas para evitar dicha situación. Por tanto, las elecciones, la alternancia, la división de poderes y las mutuas fiscalizaciones son instrumentos para combatir este problema.

La construcción institucional de los Estados es un proceso continuo y permanente, ya que cada vez con más frecuencia los corruptos y los dictadores encuentran nuevas formas para seguir actuando.

“Donde se pone el dedo, salta la pus”, afirmó Manuel González Prada (1844-1918) para referirse a la situación política que se vivía hace un poco más de un siglo, que lo llevo a plantear esta famosa frase: “Los viejos a la tumba, los jóvenes a la obra”. Ello se produjo en una coyuntura similar a la que se vive en el Perú de hoy, plagada de audios y videos obtenidos legal y/o ilegalmente.

La corrupción que vivimos hoy se encuentra tan extendida que se hace necesario ir hacia una renovación política, empezando por establecer nuevas reglas que deben plasmarse en otra necesaria Constitución política.

Tags
Lo más visto
Más en sección