Candidatos y mentiras

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

En medio de todo el revuelo generado por los audios que implican en acciones nada santas a jueces y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), ha pasado casi desapercibida una resolución de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Justicia del Santa (Áncash) contra el exgobernador regional Waldo Ríos, por el delito contra la voluntad popular en la modalidad de inducción al voto. Suena algo largo y complicado, pero acá la cosa es simple.

Esta sala ha confirmado una condena en primera instancia contra Ríos por farsante, por ofrecer públicamente que si ganaba las elecciones que finalmente lo encumbraron en segunda vuelta, regalaría 500 soles a cada familia de su región para que haga con ese dinero lo que quiera. Fue durante la campaña para los comicios del 2014. El candidato aseguraba que los recursos vendrían del canon minero. La mentira le ha valido una sentencia de un año de prisión efectiva.

En los considerandos de la confirmación de la condena inicial, se señala que pese a las advertencias del Ministerio Público a los candidatos para que se abstengan de hacer ofertas electorales que puedan torcer la voluntad popular, Ríos insistió con su ilegal propuesta, la cual fue expuesta en medios de comunicación y en sus movilizaciones proselitistas por los diferentes puntos de la región Áncash, una de las que más recursos tiene gracias a la minería.

No queda duda de que el farsante de Ríos, quien ya había sido condenado por sus nexos con Vladimiro Montesinos cuando se desempeñó como congresista, se valió de la necesidad de los ancashinos -y también de la ignorancia de algunos- para prometerles que les iba a regalar dinero en efectivo, a fin de hacerse elegir. Incluso el encarcelado candidato aparecía en paneles y spots de televisión agitando billetes de 100 soles como si fueran un abanico.

Esta sentencia y su confirmación deberían ser tomadas muy en cuenta por los candidatos que se valen de las necesidades más urgentes, especialmente en las zonas más pobres, para hacer ofertas ilegales o irrealizables. Por su parte, bien el Poder Judicial al aplicar la ley y meter en la cárcel a quienes la violan, pues para eso sirven. Estamos empezando una nueva campaña electoral. No olvidemos el precedente que está dejando la condena a Ríos.

Tags
Lo más visto
Más en sección