Con mi plata, no

COLUMNA: ARIANA LIRA

Al Frente Amplio, la careta de democráticos se les cayó hace rato. Ya desde antes del cisma que dio lugar a Nuevo Perú, miembros del bloque nos hacían dudar de su vocación de ser una izquierda moderna, renovada, coherente: la dificultad para reconocer al sanguinario régimen de Nicolás Maduro como una dictadura, a pesar del hambre y el aniquilamiento de cualquier atisbo democrático. O las vanaglorias de los congresistas a Fidel Castro luego de su muerte, como si 49 años de aferrarse al poder sin elecciones de por medio, 78 mil personas que murieron tratando de huir de la isla y 1200 asesinatos extrajudiciales no importaran.

Lo realmente grave, sin embargo, vino luego, cuando, más allá de la incapacidad de llamar dictadura a la dictadura, el legislador Justiniano Apaza llamó presos políticos a ciertos emerretistas. O cuando varios frenteamplistas se opusieron a la demolición del mausoleo senderista. O cuando Rogelio Tucto consideró que correspondía indultar a nada menos que Abimael Guzmán.

Pero por más vergonzosas que resultaron todas aquellas declaraciones, estas se mantuvieron dentro del ámbito de la opinión. Vergonzosa opinión, sí, pero opinión al fin y al cabo. Distinto, sin embargo, es lo que se reveló el último domingo sobre María Elena Foronda y su asesora Nancy Madrid, emerretista y condenada a 18 años de cárcel por terrorismo.

Y es que ya no se trata de opiniones tolerantes con la violencia, arcaicas y reprochables. Se trata de que los peruanos financiemos sin saberlo a una terrorista. Y eso, congresista Foronda, es una tremenda falta de respeto. Relativice la violencia, tenga doble, triple, cuádruple estándar. Pero no con nuestra plata, que ahí sí se pasó de la raya.

Tags
Lo más visto
Más en sección