El festival electoral en el Callao

COLUMNA: JAIME ASIÁN

Los errores políticos se pagan muy caro. De estar en el olimpo se puede pasar a ser un gnomo. Y no estamos exagerando. Si no que lo diga Juan Sotomayor, tras el porrazo que ha sufrido. El Jurado Nacional de Elecciones acaba de sacarlo de carrera. Y no por quítame esta paja. El todavía alcalde chalaco fue elegido candidato a la gobernación de la región Callao por un comité electoral no autorizado. Y entonces, chau Rosa. A llorar a la playa.

Sotomayor era favorito para suceder a Félix Moreno y se quedará con las ganas. Es más, querrá morirse. Y con él, todos los que lo acompañaban. Quienes sí se frotan las manos con la noticia son Rogelio Canches, Iván Rivadeneyra, Kiko Mandriotti y el propio Ciro Castillo, quien luego de buscar a su hijo pasó a buscar el poder. Se les ha presentado la Virgen gracias al JNE. Ahora jugarán sus cartas para que les haga el milagro el próximo 7 de octubre.

Y el cruce de sables por el mando regional puede ocasionar que la sangre llegue al mar. Atentos a eso. El Callao siempre ha sido y será bravo. Y en tiempos de lides electorales, todo el puerto entra en ebullición. Ahí sí se viven los comicios. No existe la apatía que reina por ejemplo en Lima, donde el mejor postulante es don Nosabe Nopina Blanco Viciado. Es un territorio sui géneris. Y el voto muchas veces huele a pescado.

Aplausos finales para el JNE. En momentos en que las instituciones se hunden en el descrédito general, imponer justicia -cumpliendo la ley- es una buena nueva. Caiga quien caiga. Sea Juan Pérez o Juan Sotomayor.

Tags
Lo más visto
Más en sección