EL PRESIDENTE VIZCARRA Y LA VOZ DEL PUEBLO

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

El presidente Martín Vizcarra ha dejado atónitos a los congresistas, al proponer constitucionalmente en su reciente Mensaje a la Nación por Fiestas Patrias, entre varias iniciativas, que la reelección de los “Padres de la Patria” sea sometida a referéndum. El inesperado baldazo con agua fría ha tocado a fondo y supondrá como reacción las incontables piedras en el camino que buscarán poner a la referida iniciativa -aunque lo nieguen como Pedro a Cristo-, para evitar a cualquier precio su aprobación, pues muchos de los parlamentarios habían proyectado como expectativa personal volver a postular al Congreso para quedarse hasta el 2026 y luego seguramente hasta el 2031, etc., etc. Nada es más democrático que una consulta popular como también se le llama al referéndum, que es gerundio del verbo “referre”, que significa “consultar”, por lo que etimológicamente quiere decir “lo que debe ser consultado”. Su origen como institución de la democracia directa se halla en los comienzos federales de lo que hoy se conoce como los dos cantones o ente político y administrativo de la Confederación Suiza: el Graubunden y el Valais.

Poco a poco, al sucumbir las monarquías absolutas, fue adquiriendo mayor relevancia y la Independencia de los EE.UU. (1776) y la Revolución Francesa (1789) contribuyeron a difundir su ejercicio contemporáneo. Su influencia llegó hasta nuestras tierras al comienzo del siglo XIX y lo vimos al inicio de nuestra vida independiente, cuando a la formación del Estado peruano las poblaciones fronterizas que querían ser parte del nuevo país recurrieron al principio de la “Libre Determinación de los Pueblos”. La Constitución de 1993 lo consagra como derecho político (Art. 31°) siendo “nulo y punible todo acto” que lo prohíba, refiriendo de manera expresa e indubitable qué situaciones pueden “…ser sometidas a referéndum”, y consagrando, además con el Art. 206°, el derecho a la reforma constitucional. La aprobación de la no reelección aparece inexorable, porque se hace conforme al espíritu de la ley y la voluntad general de los peruanos que siempre será imperativa como VOX POPULI VOX DEI, es decir, “La voz del pueblo es la voz de Dios”.

Tags
Lo más visto
Más en sección