#eldecalogodegareca

Columna: JAIME ASIÁN

Gareca ha potenciado a Perú, pero el buzo de Perú también ha revalorizado a Gareca, a tal punto que Martín Liberman, uno de los periodistas con mayor ascendencia en Argentina, se lamenta de que el “Tigre” no sea el DT de la Albiceleste: “Lo teníamos a la vuelta de la esquina, pero como es un flaco desgarbado, tiene el pelo largo y no usa Dolce & Gabbana, no lo consideramos”.

El ojo de Juan Carlos Oblitas sí fue directamente a él, lo trajo y hoy está a una última victoria de llevarnos al Mundial, haciendo trizas 36 años de golpes al corazón. He aquí su exitoso decálogo de trabajo:

1. Ricardo Gareca empezó a jugar con el éxito cuando puso en cancha hombres más que nombres. Los ejemplos sobran.

2. Siempre habla de “nosotros” para referirse a la selección, algo que a Markarián le costaba. Eso se llama lealtad.

3. Llega fácil al jugador porque, pese a ser argentino, no abusa del verso ni de la milonga. Y se corre del figuretismo.

4. Se ha mimetizado con el buzo nacional. Es su nueva piel. Pocas veces lo hemos visto en trajes y greviches.

5. Su santo y seña es trabajo y unión. Y sus pupilos han aprendido bien la lección y la profesan a diario.

6. Inspira respeto sin gritar ni gastarse un carajo. ¿Cuándo algún jugador le ha discutido su cambio? Nunca.

7. No gusta de los experimentos ni rotaciones. Saca una pieza y coloca otra que le dé el mismo funcionamiento.

8. Aplica la convergencia como táctica, revitalizando a los jugadores experimentados con la sangre de los millennials.

9. Da la cara en el triunfo y en la derrota, y rara vez pierde los papeles ante una pregunta incómoda.

10. Se ha rodeado de la gente precisa, como “Ñol” Solano, el maestrito que el propio Maradona aplaudió.

Allá vamos, Rusia.

Tags
Lo más visto
Más en sección