¿Habrá impunidad?

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

La muerte del comandante PNP Edwin Jiménez Navarro en el hospital de su institución, al que llegó tras ser agredido por malos barristas el 11 de agosto último, durante un partido de fútbol entre la “U” y Alianza Lima, no puede quedar impune, como muchos de los maltratos que sufren los agentes del orden mientras realizan su trabajo. Acá un efectivo ha perdido la vida y los salvajes que lo atacaron deberían estar ya tras las rejas.

La viuda del oficial ha denunciado que hubo negligencia en el hospital, y que eso habría causado la muerte de su esposo. Es algo que sin duda debe investigarse, tal como ha señalado el sábado el ministro del Interior, Mauro Medina. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el comandante Jiménez fue internado el día del partido de fútbol tras intervenir en un altercado con barristas de la “U”, tal como se aprecia en imágenes fotográficas que hemos publicado en este diario.

Si de verdad en los últimos años, luego de decenas de actos vandálicos, se han implementado controles para tener monitoreados a los barristas que arman desmanes en los espectáculos deportivos, las imágenes de las cámaras de seguridad del Estadio Nacional deberían permitir de inmediato la identificación de los sujetos que atacaron al jefe de la Policía Canina, quien en ese momento cumplía con su deber y ahora está muerto tras 20 días de hospitalización.

Los ataques a la Policía no pueden quedar impunes. El 5 de junio último, un patrullero fue incendiado en el Centro de Lima y uno de los que participó en el hecho, según un peritaje policial, Patricio Cardama Febres, sigue en libertad y sin la menor restricción. Esto solo pasa en el Perú. Se pisotea a la autoridad, se veja y golpea a los miembros del orden, y no pasa nada. Por eso dudo que caiga alguna sanción penal sobre los agresores del comandante Jiménez.

En cualquier país civilizado, la agresión a un policía es un delito gravísimo que implica duras penas. Y más aún si el ataque ocasiona la muerte del agente. Pero acá suele reinar la impunidad, y más si tenemos a muchos jueces y fiscales metidos en mafias y corruptelas. ¿Veremos detenidos a los vándalos que han atacado a este oficial en el estadio? Lo dudo. Lo más probable es que sigan en las calles, siendo un peligro para los ciudadanos.

Tags
Lo más visto
Más en sección