La corrupción doméstica

Columna: Rolando Rodrich

Esta ciudad está un asco. Cuidado, que si nadie o muy pocos se movilizan es porque ya nos estamos acostumbrando. La basura que hoy inunda nuestras ciudades tiene como coartada la destrucción que dejó las lluvias e inundaciones y las obras de reconstrucción que se asoman en algunas vías. Llegue usted por el aeropuerto o por las carreteras, montículos interminables de desperdicios le darán la bienvenida; la cochinada ya no discrimina entre segmentos socioeconómicos, ni entre el centro histórico y los barrios más peligrosos. El reino de la cochinada es noticia en los medios tradicionales y en las redes sociales, todos los días, a cada instante. Si algo tiene en común es que todos apuntan a lo ineficiente que son las administraciones municipales para ganarle a la suciedad.

Pero, mejor vayamos por partes. La basura no cae del cielo como la lluvia, ni brota del subsuelo. Nada de esto ocurre por generación espontánea, es el resultado de los hábitos y la conducta de quienes aquí vivimos y de la organización de nuestras propias instituciones. Es decir, también de nosotros mismos. Toda persona, toda familia, todo grupo humano, produce desperdicios. Está previsto, no es ninguna novedad. Con la basura está ocurriendo lo mismo que con la gente que orina o defeca en las calles. No lo hace en la vía pública porque le gusta, sino porque la ciudad no le ofrece servicios higiénicos públicos oportunos. Se ha intentado con la organización de operativos gigantes de limpieza, con considerable movilización de volquetes, maquinaria, obreros; cuyos resultados duran una semana. Serán siempre paliativos, soluciones temporales mientras la ciudad no le ofrezca una manera sistemática de deshacerse de los desperdicios. La gente suele responder muy bien a los hábitos de limpieza mientras le salga más barato, o dicho al revés, cuando pagar multas por arrojar basura donde no se debe le resulte muy caro. ¿Qué, estas multas son difíciles de cobrar? Tarde o temprano, el ciudadano necesita de algún trámite municipal, ese es el momento de sacarle el listado de todas las multas acumuladas. La autoridad edil solo tiene que cuidar que sus propios empleados coimeen para librarte de las multas.

Tags
Lo más visto
Más en sección