​La demagogia de las cuotas de género

El género no “santifica” a nadie

Nunca entenderé la razón de las cuotas de género en estos tiempos y en Occidente. Quizá en el mundo musulmán sí, donde la mujer es secularmente marginada. Salvo en la Iglesia católica, donde la mujer es impedida de asumir cargos elevados en la jerarquía eclesiástica, en el resto de instituciones occidentales tienen total acceso. Y lo demuestran las muchísimas mujeres que hoy destacan y brillan desde las presidencias europeas hasta el empresariado transnacional y la NASA. La pretensión de instaurar cuotas de género en el Congreso me lleva a pensar -si vamos a ser justos- por qué no las replicamos en el Poder Judicial: mitad de jueces y de fiscales hombres, mitad mujeres. O en el Ejecutivo: mitad de ministros hombres, mitad mujeres. O en toda la administración pública, incluyendo gobernaciones regionales y municipios. Es más, subamos la apuesta. Si queremos verdadera igualdad, que se alternen hombres y mujeres en la Presidencia de la República. La próxima elección debiera ser entre solo mujeres. O, en el extremo, el Presidente debiera renunciar y dejarle la posta a su dilecta vicepresidenta. Aquí y ahora, sin referéndum, podemos empezar a dar pasos por la igualdad. ¿Absurdo? El absurdo queda al descubierto cuando se devela la falacia detrás de esta idea. El aparato del Estado no existe para dar empleo a determinadas personas o grupos, sino para producir servicios al ciudadano. La gente necesita que el Estado funcione, con buenas leyes, buenos proyectos, buenas obras y buenas políticas, sin importar género, raza, ideología o religión de los funcionarios públicos. El género no “santifica” a nadie. A estas alturas, ya tenemos suficiente evidencia de hombres y mujeres nefastos para el país, cuestionados desde incompetencia hasta corrupción. Construyamos una sociedad en que los mejores se pongan a la cabeza, sin importar nada más que su capacidad. Es suficiente. No necesitamos la demagogia para hacerlo.

Tags

Columnista

Lo más visto
Más en sección