LA DEUDA DEL PERÚ CON TACNA SIGUE PENDIENTE

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

Feliz día, Tacna. Soy hijo de Tacna porque por Basadre la conocí profundamente y, por eso, recientemente volví a la tumba del eminente maestro sanmarquino para honrar su enorme legado. En los brazos de La Heroica fui abrigado leyendo desde Lima al fecundo mayor historiador de la República, cuyo pensamiento está más vigente que nunca. Sentí el calor de las páginas de su monumental Historia de la República como a las entrañas de mi propia madre, e hice mías sus narraciones que reflejaron su larga lucha por ver que Tacna vuelva al seno de la Patria un día como hoy, hace 89 años. A través de Tacna nos internarnos en la patria invisible que nos legó Basadre. Tacna, entonces, es el alma nacional, Tacna es nuestro pasado y futuro, y es difícil una mirada prospectiva del país sin ella. Nuestra reconstrucción nacional, a fines del siglo XIX, se hizo sintiendo el flagelo, pero también la esperanza de su gente. En mi imaginario, desde niño la admiré por su tenaz resistencia y mística indoblegable frente a la ocupación chilena, y ya adulto, al advertir los justos reclamos de Tacna, que no contaba con las 200 millas marinas por la arbitrariedad chilena que nos impedía pescar, viajé por todos los rincones del país pregonando sus derechos. Basta de visitar Tacna por estas fechas queriendo embriagarla con retóricas de coyuntura. Hay que decidir políticas de Estado para Tacna, que es la puerta de ingreso al Perú. Tacna debe ser la frontera viva que no es, no nos engañemos. Después del fallo en la Corte Internacional de Justicia, ¿qué se ha hecho por sus pescadores que siguen siendo detenidos y sus embarcaciones capturadas luego de ser sembrados de haber pescado, cuando la verdad es que estaban buscando llegar hasta el área marítima ahora peruana ganada por la sentencia del 2014? ¿Hasta cuándo el Chinchorro, nuestra propiedad privada en Arica, seguirá siendo solamente un enorme terreno cercado y no lo decidimos como nuestro mayor enclave cultural para honrar al pasado en que fue nuestro? ¿Por qué no decidimos el mejor lugar para la Biblioteca de Basadre? Desde 1929 la deuda del Perú con Tacna sigue pendiente.

Tags
Lo más visto
Más en sección