La puerta de acceso a Dios

COLUMNA: JAVIER DEL RÍO ALBA

Dios, que es amor, quiere habitar en nosotros y que nosotros habitemos en Él. Lamentablemente, los hombres tendemos a cerrarnos en nosotros mismos y a cerrar la puerta que Jesús ha abierto para comunicarnos con Dios. Esa puerta, dijo el papa Francisco en una ocasión, es la Iglesia. Mediante ella Dios nos quiere divinizar a través de su Palabra, contenida en las Sagradas Escrituras, así como a través de los sacramentos y el testimonio de la fe que actúa por la caridad. Así, la Iglesia quiere ser esa puerta abierta para que los hombres, al pasar por ella, sean divinizados y alcancen la plenitud del ser para el que han sido creados.

Por eso, en esta segunda semana de Cuaresma, cuya finalidad es prepararnos para la Pascua, conviene que nos preguntemos: ¿cómo estamos viviendo nuestra relación con Dios? ¿Escuchamos su Palabra? ¿Leemos la Biblia, al menos de cuando en cuando? ¿Participamos en la Misa? ¿Nos confesamos periódicamente? ¿Realizamos alguna obra de caridad? ¿Pensamos en los demás? La Palabra de Dios, los sacramentos y la caridad son los medios que Dios nos da para que nos encontremos con Él a través de la Iglesia, que es la puerta mediante la cual tenemos acceso a la vida divina. ¡No nos cerremos esa puerta!

Tags
Lo más visto
Más en sección