Mensaje ambicioso, pero hay que trabajar

¿Será posible que todos se despojen de camisetas partidarias y de egoísmo para enfrentar ese flagelo llamado corrupción?

“Somos un gobierno nacido de la inestabilidad política, por lo que tenemos claro que nuestra responsabilidad histórica es la de solucionar esa inestabilidad, de contribuir a generar instituciones sólidas, sin corrupción y que estén cerca de la ciudadanía. Pero ese desafío no es solo del Ejecutivo, sino de todo el sistema político, por lo que los invoco a acompañarnos en este proceso”. Este texto es parte del mensaje a la Nación del presidente Martín Vizcarra por Fiestas Patrias y pinta la realidad que afronta el país y donde hoy más que nunca se requiere del concurso de todos.

¿Será posible que todos se despojen de camisetas partidarias y de egoísmo para enfrentar ese flagelo llamado corrupción? Esta es la interrogante que los peruanos se formulan luego de escuchar el prolongado mensaje de Vizcarra, considerado audaz en momentos en que la desconfianza y el descontento popular reinan por tanto escándalo que se conoce día a día.

Lo que vaya a darse en los siguientes días con una serie de reformas políticas y judiciales, unas más rápidas que otras, dependerá de la voluntad del Ejecutivo y del Legislativo, y en especial de que las autoridades entiendan que esta es una larga jornada de trabajo para encaminar al país, recurriendo a las herramientas democráticas existentes, dando resultados a corto, mediano y largo plazo para que los peruanos de a pie comiencen a recuperar la esperanza y la confianza perdidas.

El mensaje es ambicioso, pues hay buenas intenciones para hacer realidad las propuestas en los diferentes sectores y se espera no queden en meros anuncios, tal como pasó en años anteriores por tanta palabrería y poca acción de quienes nos gobernaron. El reto está lanzado.

Tags
Lo más visto
Más en sección