​¿Qué está pasando en Yemen?

Yemen, con 25 millones de habitantes, vive desde el 2014 un conflicto interno que tuvo su punto de partida con la denominada Primavera Árabe

El bombardeo que impactó contra un bus matando entre las víctimas a por lo menos 40 niños en el norte de Yemen, el país árabe más pobre de la península arábiga, ha conmocionado a la opinión pública internacional y, frente a ello, el Consejo de Seguridad de la ONU ha debido sesionar de emergencia en las últimas horas. Pero, ¿qué es realmente lo que está pasando en este país? Yemen, con 25 millones de habitantes, vive desde el 2014 un conflicto interno que tuvo su punto de partida con la denominada Primavera Árabe, que sacudió a los países de esa región con acciones de protesta ciudadana para promover el cambio que permitiera a estas naciones introducirlas en el ejercicio democrático para la tenencia del poder. Comenzó en Túnez y su punto de mayor manifestación para esos cambios lo vimos en Egipto con la salida del poder del presidente Hosni Mubarak, que había gobernado el país de los faraones por cerca de 30 años, y el trágico final de Muamar el Gadafi en Libia.

En el caso de Yemen, el presidente Ali Abdullah Saleh fue obligado a dejar el poder en manos de su vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, y desde entonces se han producido pugnas entre los que buscaban su reposición y los rebeldes, que luchan por imponer sus reglas en este país realmente convulso y fracturado. El control de Saná, la capital, y de otras provincias del país, será el signo visible para identificar a aquel que logre el poder total, y por eso están las dos facciones ensangrentándose en conseguirlo. Como sucede con países tan inorgánicos e influenciables, los dos sectores que quieren gobernar el país han mantenido desde ese momento el apoyo de Arabia Saudí (sunita), que preside una coalición para poner en el poder y control total del país al régimen defenestrado, e Irán (chiita), que viene apoyando a los rebeldes. Para nadie es un secreto que ambos países constituyen los dos mayores enemigos islámicos del Medio Oriente; por lo tanto, lo que pase en Yemen mide cuál de los dos tiene más poder. La realidad es que lograr la pacificación no será fácil, pues las pugnas parecen más visibles por los intereses desde afuera que los de dentro del país.

Tags

Columnista

Lo más visto
Más en sección