​Referéndum sí, pero para lo necesario

Hay cosas que pueden resolverse por consensos sin referéndum

He dicho que me gusta la idea del referéndum. Sin embargo, a medida que conocemos más de lo que el Ejecutivo pretende someter a referéndum, más caigo en cuenta de que será imposible que el ciudadano medio -es decir, el votante masivo- pueda responder a lo que ahí se piensa solicitar. Y es que someter proyectos de ley con tantos considerandos, cuando ni los propios especialistas se ponen de acuerdo, será inútil. A lo sumo, se podrían someter a consulta grandes temas generales. Ahora bien, hay cosas que pueden resolverse por consensos sin referéndum. No será difícil, en pocos meses, para las bancadas encontrar una salida a la reforma del Consejo Nacional de la Magistratura, que simplemente no da para más. Aunque hay que advertir que con esto no se soluciona la crisis del sistema judicial. Es decir, uno de los temas importantes puede resolverse vía Congreso. De otro lado, el asunto de la reelección de congresistas es muy populista consultarlo a la gente. Seguro que si sometemos a referéndum el pago de impuestos, el resultado sería su abolición. Además, la realidad marca que la mayoría de congresistas no se reeligen en el Perú. Y, por último, es derecho de la gente votar por quien le dé la gana. Quizá solo lo la existencia o no del Senado podría someterse a referéndum, dejando la implementación específica para el Congreso. Incluso, se podría someter a consulta popular si los congresistas debieran ser electos por voto preferencial o en listas cerradas. O algo incluso más importante: el voto libre y no obligatorio. ¿Hasta cuándo debemos soportar que el Estado nos prive de derechos ciudadanos simplemente porque expresamos nuestra voluntad cívica absteniéndonos de votar? O la posibilidad de que jueces y fiscales sean elegidos en votación popular. Como se ve, hay temas necesarios que se pueden consultar sin entrar en complicaciones al ciudadano.

Tags

Columnista

Lo más visto
Más en sección