Una mirada a las otras instancias de la justicia

COLUMNA: EDITORIAL

Por estos días los peruanos vemos con estupor el grado de corrupción e inmundicia que alcanzó a las más altas esferas del Poder Judicial, el Ministerio Público y el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Están implicados vocales supremos, fiscales de la misma jerarquía y consejeros, todos ellos con derecho al antejuicio por parte del Congreso para que puedan ser procesados.

Sin embargo, sería bueno que en algún momento se dé una mirada a las instancias inferiores del Poder Judicial y del Ministerio Público, especialmente en los distritos judiciales del interior del país, ahí donde la corrupción también campea, lo que se traduce en la liberación de delincuentes de toda índole, desde extorsionadores y ladrones hasta pájaros fruteros de los dineros públicos, algo que indigna a los peruanos.

Si hemos tenido a gente como César Hinostroza y Walter Ríos en las altas instancias de la judicatura, por qué no pensar que también hay corrupción más abajo. Además, el propio presidente del Poder Judicial, Víctor Prado, lo ha reconocido. De otro lado, la gran cantidad de fallos y resoluciones “inexplicables” que vemos casi a diario muestran que las cosas no caminan bien. ¿Todas esas liberaciones de delincuentes prontuariados o archivamientos sospechosos son gratis? Lo dudamos.

Una buena fumigada de manera inmediata haría muy bien a nuestro sistema judicial, que se cae a pedazos, mientras se gana el rechazo de los ciudadanos, muchos de ellos litigantes. La corrupción no puede campear en ninguna instancia por el bien del Perú. El brazo limpio de la justicia debe de alcanzar a todos los malos magistrados, sin excepción.

Tags
Lo más visto
Más en sección