Gustavo Guerra: Revisará los contratos de Línea Amarilla y Rutas de Lima modificados por Castañeda

"Creo que los contratos tienen que ser revisados de todas maneras, principalmente por cambios dañinos que ha hecho Castañeda", promete el candidato de Juntos por el Perú

Por: Grecia Llanos

El candidato de Juntos por el Perú, Gustavo Guerra García, asegura que de llegar al sillón edil revisará y modificará los contratos de Línea Amarilla y de Rutas de Lima por "cambios dañinos" que hizo el actual alcalde Luis Castañeda

El expresidente de Protransporte ofrece, en cuatro años de gestión, cambiar el rostro del transporte de Lima, aplicando una reforma y potenciando los medios que hoy circulan en medio del caos. 

¿Qué acciones serán prioridad para dar solución al tráfico en Lima? El problema principal de la congestión está vinculada a la gestión del tránsito. Nuestra propuesta prioritaria es un programa de semaforización y potenciación del centro de control, que cuesta 90 millones dólares. Lo segundo es terminar con la reforma del servicio de transporte urbano. Esto significa que los 49 mil choferes pasen a planilla de las empresas regulares o concesionarias, que la flota sea propiedad de las empresas, y que el mecanismo de retribución pase a ser 70% por kilómetros recorridos y ya no por pasajeros. Además de tener flota con cámaras y GPS, y paraderos con cámaras. Vamos a reactivar las adjudicaciones que se dejaron en 2014 y creemos que en cuatro años se puedan reordenar las rutas.

¿De qué forma se va a mejorar o potenciar los medios de transporte público como los corredores y el Metropolitano? En el caso de los corredores, habrá una política de carriles exclusivos o preferenciales. Esto anulará la posibilidad de que los taxis colectivos se metan a su carril. En cuanto al Metropolitano, un problema es que Castañeda despidió a los expertos en operaciones porque trabajaron con nosotros (en la gestión de Villarán). De 2014 a la fecha, solo aumentó en 35 mil los viajes por día. Pese a que es menos del 5% adicional, las colas son un desastre. La primera solución es recuperar esos puestos. En segundo lugar, se requiere aumentar por año 80 buses articulados, y tener 80 alimentadores más. Ese es el tema de fondo. Lo otro es que la tarifa del Metropolitano debe bajar de S/2.50 a S/2.00.

¿Pero eso es viable considerando el contrato de concesión? Lo que no es viable es que esté a S/ 2.50 porque el aumento se dio sin respetar el contrato. Si no se puede bajar por renegociación, también se puede vía subsidio.

Otro problema álgido es la seguridad. ¿Qué plantea para frenar la delincuencia? El único mecanismo para frenar la delincuencia es la prevención. Por eso, con prioridad debemos reforzar la seguridad en los espacios públicos y puntos terminales de transporte público. Además de usar las cámaras y sensores que funcionan para el transporte público. Se requiere también que el Ministerio de Economía brinde presupuesto corriente para aumentar el número de serenos en todos los distritos por igual. Lo segundo es que la municipalidad de Lima tenga el plan de formación para serenos.

Cuando Castañeda ingresó a la alcaldía dejó de lado las obras de la gestión de Villarán, de la cual usted formó parte. En una posible gestión, ¿usted hará lo mismo con las obras pendientes? Creo que los contratos de Línea Amarilla y de Rutas de Lima tienen que ser revisados y modificados de todas maneras, principalmente por cambios dañinos que ha hecho Castañeda. Además de recuperar obras pertinentes, como la continuación de la Separadora Industrial o el túnel en el cerro Centinela. El by-pass 28 de Julio necesita una revisión estructural porque nos está dejando una bomba de tiempo.

La exalcaldesa está enfrentando un proceso por corrupción. ¿Por qué los limeños deben confiar en usted considerando que ha sido parte de su equipo? En primer lugar, porque yo fui el primer peruano que denuncié la corrupción de Odebrecht en la Interocéanica del Sur. Respecto a la campaña del No, yo quedé fuera a pedido de la alcaldesa. Y mi campaña actualmente está basada en el esfuerzo de la organización de los grupos de izquierda.

DATOS

Gustavo Guerra García es economista y especialista en Políticas Públicas. En 2001 fue viceministro de Transporte.

Durante la gestión de Susana Villarán se desempeñó como presidente de Protransporte.

Se compromete a potenciar el trabajo de los taxistas, quienes dice tienen hoy una competencia desleal por los aplicativos.

Lo más visto
Más en sección