Todo por una nariz

Por: Felipe Gamonal

Molestos ronquidos, alergias nasales inacabables, dolores de cabeza sin motivo alguno, ahogos nocturnos. Si aún desconoce lo que le ocurre, es muy probable que tenga el tabique desviado y usted ni lo sepa.

El tabique nasal es una pared de cartílago y hueso que separa un orificio nasal del otro. Normalmente esta estructura permite dos cavidades nasales simétricas para el paso normal del aire por la nariz. El término tabique es utilizado comúnmente para denominar dos elementos diferentes: Uno es el dorso nasal (mal llamado tabique), que podemos palpar notoriamente llevando el dedo hacia la nariz. Y el otro es el septum (verdadero tabique), que es interno y no puede notarse a simple vista.

Según el Dr. Miguel Hidalgo, gerente médico del centro especializado en nariz y rostro Rinofacial, la nariz puede verse derecha vista desde el exterior, pero el septum puede estar desviado, con lo que se producen los problemas arriba mencionados. Se requieren estudios como la rinoscopia directa, la rinofibroscopía y hasta la tomografía para descubrir el tabique desviado.

Las causas. La causa fundamental es un fuerte traumatismo, pero puede que haya ocurrido durante la infancia y pasó inadvertido, detalla el especialista. Pero agrega que es más común que el septum (tabique) se desvíe debido a un crecimiento anómalo sin mediar golpe alguno. Además, el tabique desviado puede estar asociado con otras patologías como la hipertrofia de cornetes, pólipos, sinusitis, obstrucción nasal, ronquidos, otitis media y hasta migraña.

Esto ocurre porque modifica el flujo aéreo hasta bloquearlo, lo que obliga en muchos casos a la respiración bucal y al ronquido con boca seca. "Además, afecta la calidad de vida de la persona porque no puede ingresar el suficiente aire hacia sus pulmones", añade el especialista.

Tratamiento ambulatorio. Si bien esta cirugía daba problemas a los pacientes, en nuestro país ya se realizan nuevas cirugías que ofrecen mayores beneficios. Se trata de la septorrinoplastía moderna, que consiste en corregir el defecto del tabique y durante el mismo acto quirúrgico se mejora la estética nasal con técnicas menos invasivas que las tradicionales para minimizar el riesgo de sangrado nasal y hematomas en la cara. El procedimiento es ambulatorio y de recuperación rápida.

La septorrinoplastía la practica un otorrinolaringólogo, porque es el especialista en reparación del tabique nasal, quien opera junto al cirujano plástico; ambos pueden solucionar el problema funcional y estético.

La principal finalidad con la cirugía, añade finalmente el Dr. Hidalgo, "es mejorar la calidad de vida que ha sido deteriorada por la persona que respira mal por la nariz, además de prevenir problemas cardiopulmonares a largo plazo como lo indican diversas investigaciones científicas".

Tags
Lo más visto
Más en sección