Apunten... ¡fuego!

El fiscal José Domingo Pérez disparó con todo. Sus últimas declaraciones son alucinantes y constituyen una declaratoria de guerra a varios fiscales del MP, entre ellos a Alonso Peña Cabrera (Cooperación Internacional), Hamilton Castro (exjefe del Equipo Especial), Pablo Sánchez (exfiscal de la Nación) y Pedro Chávarry (fiscal de la Nación), ¡su propio jefe!

04 de Agosto del 2018 - 08:33

Apunten... ¡fuego!

El fiscal José Domingo Pérez disparó con todo. Sus últimas declaraciones son alucinantes y constituyen una declaratoria de guerra a varios fiscales del MP, entre ellos a Alonso Peña Cabrera (Cooperación Internacional), Hamilton Castro (exjefe del Equipo Especial), Pablo Sánchez (exfiscal de la Nación) y Pedro Chávarry (fiscal de la Nación), ¡su propio jefe!

La verdad de las mentiras

El fiscal Pérez brindó otra información que, de ser cierta, constituiría otra mentira de Chávarry. Según dijo, el fiscal de la Nación no tuvo nada que ver en el esfuerzo del MP por corregir en plena audiencia la posición del renunciado Marcial Páucar, que no se opuso al viaje de PPK a Estados Unidos.

Versiones

Como se sabe, Pérez llegó corriendo a la audiencia y desautorizó a Páucar, pero ha aclarado que es mentira, como dijo Chávarry, que lo haya hecho porque este lo ordenó o lo sugirió. En este entramado, reveló además que se reunió con Hamilton Castro, el lunes en la mañana, pero este no le advirtió de esa audiencia, que se produjo esa misma tarde.

Olla de grillos

Si alguien en el MP puede criticar así con tanto desenfado, que hay intereses creados de algunos fiscales y sugerir que se protege la corrupción, tendrá que demostrarlo. El tema ameritaría la inmediata intervención de Control Interno sobre José Domingo Pérez y los demás aludidos. ¡Que se sepa la verdad!

Atornillado

Todo indica que Pedro Chávarry seguirá en el cargo, pese a quien le pese. Por segunda vez, ayer, la Junta de Fiscales Supremos no pudo encontrar un mecanismo para removerlo o, por lo menos, suspenderlo en sus funciones. Zoraida Ávalos, su potencial reemplazante, va a tener que esperar.

Carta libre

Chávarry también tiene a su favor que no existen elementos para acusarlo constitucionalmente y sacarlo del cargo desde el Congreso. Mintió, sin duda, y existe una reprobación pública y un indudable cuestionamiento ético, pero el Legislativo no va a encontrar allí una infracción constitucional que justifique su destitución.

La Rosa se marchita

Fuentes de Chiquitas aseguran que el Ejecutivo le ha bajado el pulgar a la ministra de Inclusión Social, Liliana La Rosa, y ya le busca reemplazo. En alrededor de 15 días se espera convocar a una nueva integrante del Ejecutivo para liderar los programas sociales.

Las razones

Las fuentes aseguran que el Gobierno no le ha perdonado a La Rosa la intoxicación de 460 niños con alimentos de Qali Warma en Cañete y, peor aún, que haya declarado que los menores no están obligados a consumir los alimentos de ese programa social. Si no lo consumen, ¿cómo se disminuye entonces la desnutrición infantil?

Lo más leído