Chiquitas 1 febrero 2018

COLUMNA: CHIQUITAS

01 de Febrero del 2018 - 07:00

Gobernabilidad

El acuerdo de gobernabilidad planteado por Kenji tras su rompimiento con la bancada de FP no es para la tribuna, sino que parece querer llamar la atención no solo del bloque oficialista sino de los no agrupados y disidentes en potencia, en tanto esperan la decisión del TC sobre la bancada mixta, lo que impide la creación de nuevos grupos parlamentarios.

Escenarios

El bloque “albertista” viene tejiendo diferentes escenarios de cara a convertirse en un grupo decisivo para la elección de la directiva congresal en julio próximo que no implique necesariamente conformar una bancada.

Con el anfitrión

Uno de esos escenarios se habría esbozado -no acordado- en el marco de una reunión celebrada hace dos semanas en casa del exministro José Hernández, en la que coincidieron los “Avengers” y legisladores ppkausas.

¡Esa gente!

En la cita estuvieron presentes los congresistas Zeballos (que renunció a PPK junto a De Belaunde y Costa), Sheput, Bienvenido Ramírez, Bocángel y otros connotados “albertistas” que parecían constituirse en las figuras estelares de la fiesta.

Fuerza de los votos

La idea, en buena cuenta, sería establecer un bloque de aliados conformado por los “Avengers”, los no agrupados y legisladores de otras bancadas, incluida la del oficialismo (no partidarizado), todos unidos, antes que por la letra del reglamento del Congreso, por la fuerza de los votos, los cuales pueden llegar incluso a 20.

Tres ejemplos

No olvidemos la estrecha relación política, por ejemplo, entre Kenji y Patty Donayre (PPK), a quien asesoró durante su proceso disciplinario en FP. Sheput, de otro lado, ha dicho que no se trata de “unión” sino de llegar a un “entendimiento” con el grupo “albertista”. Para muestra solo dos botones.

Críticos

Cierto es además que kenjistas y un sector de oficialistas, además de los disidentes de la bancada de PPK (Zeballos y compañía), coinciden en su crítica a un gabinete plagado, a su juicio, de proapristas. Ni qué hablar de Kenji, a quien Mulder critica cada vez que abre la boca.

También decisivo

Y en medio de todo este fragor “naranja” hay quienes consideran que no será difícil deducir cuál será la posición de la bancada “acuñista” en este nuevo panorama legislativo. Las ofertas serán decisivas para definir si continúa con el keikismo en la Mesa Directiva en julio.

Cancha abierta

A propósito de la bancada apepista, parece que César “plata como cancha” Acuña viene dándole vueltas a la idea de postular otra vez a la alcaldía de Trujillo, dizque en razón del “clamor ciudadano”. A este paso se va a graduar de candidato, aunque para ello -felizmente para él- no se necesita título.