Chiquitas 27 febrero 2018

COLUMNA: CHIQUITAS

27 de Febrero del 2018 - 07:00

Le echa tierra

Como si contara con la mayoría congresal, el vocero oficialista, Gilbert Violeta, aseguró que el proyecto Bartra no será más materia de discusión en el Congreso, y que el fujimorismo ha dicho que lo retomará más adelante, pero solo para salvar su dignidad.

Análisis profundo

Pero el oficialismo no se ha caracterizado nunca por tener un discurso afinado. Prueba de ello es que para la premier Aráoz el proyecto Bartra debe ser analizado en el pleno y abrirse el debate. No estaría mal que se peguen un fonazo para conciliar criterios, ¿no?

Impulsa debate

Tras ser vapuleado por Fuerza Popular (FP) debido a su sorpresivo -aunque frustrado- viaje a Puno con PPK, Kenji planteó debatir otra vez la restitución de la bicameralidad, poniendo su proyecto sobre el tema para discusión pública.

Denuncia

El menor de los Fujimori retoma el asunto no sin antes acusar a su exgrupo congresal de haberle impedido presentar dicha iniciativa. “Cinco meses he esperado que la bancada me diera paso... hoy no puede impedirlo”, escribió con aire de tomarse una revancha.

Progreso

Para Álvaro Vargas Llosa, es un progreso que la lideresa de izquierda peruana Verónika Mendoza diga que Venezuela es una dictadura. También sería un progreso que Mario Vargas Llosa reconozca que se equivocó al apoyar la candidatura de Humala en el 2011 y lanzar la de Nadine al 2021.

Puenteada

Violeta salió airado a quejarse ante la prensa porque, presuntamente, en la comisión “Lava Jato” lo puentearon a la hora de elaborar el cuestionario de preguntas para Jorge Barata que fue enviado a la Fiscalía. Estaba más molesto que hincha de la “U” tras el clásico.

Registro

en marcha

Buena idea la del fuji Octavio Salazar de impulsar la creación de un registro de agresores sexuales, pues eso evitará que cualquier persona que haya cometido este tipo de delitos pueda insertarse en el ámbito laboral.

Polémico proyecto

Un proyecto de ley que pretende sancionar las ofensas o agravios contra personas por sus creencias religiosas fue presentado por Carlos Tubino, quien pidió, al mismo tiempo, proteger a la comunidad LGTBI frente a los denominados crímenes de odio.

Saco roto

Pero ese proyecto recibió críticas de algunos sectores. Alberto de Belaunde, por ejemplo, lo calificó como un “despropósito” y lo llamó “ley Sodalicio”, pues, a su juicio, propicia que denuncias de este tipo de abusos caigan en saco roto.

Lo más leído