Chiquitas

Poca gracia La ceremonia de Acción de Gracias de la Iglesia Evangélica, realizada ayer en Lince, causó malestar en la prensa, virtualmente secuestrada sin poder acceder a las autoridades allí presentes luego de terminado el evento. Podríamos ser parte del agradecimiento si hay algo de consideración.

30 de Julio del 2017 - 07:27

Poca gracia

La ceremonia de Acción de Gracias de la Iglesia Evangélica, realizada ayer en Lince, causó malestar en la prensa, virtualmente secuestrada sin poder acceder a las autoridades allí presentes luego de terminado el evento. Podríamos ser parte del agradecimiento si hay algo de consideración.

Zavala embala

El presidente PPK asistió a la ceremonia evangélica junto a Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz, además de sus ministros. La primera dama, Nancy Lange, y el titular del Congreso, Luis Galarreta, también se hicieron presentes. Lo que sí llamó la atención fue la ausencia del premier y titular del MEF, Fernando Zavala.

Me resfrié en Brasil

Pese al calor popular, el frío se sintió con fuerza en la Av. Brasil durante el desfile militar. Tanto que doña Nancy Lange tuvo queproveerse de una mantita ante los fuertes vientos. 

Las hijas de PPK

Las hijas de PPK también robaron muchas miradas. El Presidente asistió al desfile, además de su esposa Nancy Lange, con Alexandra, la mayor de sus engreídas de su primer matrimonio con Jane Casey Hughes. Ella es periodista de The New York Times.

La niña de sus ojos

La otra hija de PPK presente fue Suzanne Kuczynski, de 19 años, y quien hace unos meses terminó sus estudios secundarios en Nueva York. Por ella fue que viajó el Presidente en plena campaña electoral para asistir a su graduación, lo que causó todo un revuelo político. 

La caminata

Largas cuadras de la Av. Brasil caminó PPK antes de abordar el auto oficial que lo llevaría de vuelta a casa. Junto a la caminata de ayer de Palacio al Congreso, las muestras de salud del Presidente están fuera de toda sospecha.

Nada con El Enemigo

No obstante, a PPK no le quedaron ganas de asistir horas más tarde al clásico hípico Presidente de la República y fue reemplazado por la vicepresidenta Mercedes Aráoz. Menos mal. El caballo ganador se llamaba “El Enemigo” y muchos creen que es premonitorio. 

Cuerdas separadas

Al salir del desfile, Kenji declaró brevemente que las relaciones con su hermana Keiko están bien porque una cosa es la política y otra el tema familiar. “Van por cuerdas separadas”, dijo en el tumulto.

Una tajada más

Según Kenji, su padre, Alberto Fujimori, está mejor de salud, pero persisten sus problemas con la hipertensión y la columna. Después del desfile, iba a ir a visitarlo de nuevo y esperaba que le haya dejado un pedazo de torta del cumpleaños de la víspera.