​Con todo el apoyo

Un poco más y Keiko Fujimori es recibida en el Congreso con honores de jefa de Estado. Hubo un excesivo celo en su entorno para evitar que se acerque la prensa, tanto a su llegada como a su salida. Luego, dijo lo que quiso y no le respondió a la prensa.

14 de Octubre del 2017 - 07:30

Con todo el apoyo

Un poco más y Keiko Fujimori es recibida en el Congreso con honores de jefa de Estado. Hubo un excesivo celo en su entorno para evitar que se acerque la prensa, tanto a su llegada como a su salida. Luego, dijo lo que quiso y no le respondió a la prensa.

Muy tibios

El interrogatorio a Keiko debe haber sido el más sencillo y amable que se le ha hecho en el Congreso a un líder político. La conclusión es que la lideresa, virtualmente, se paseó. Un poco más y pide que la vuelvan a citar.

Baja intensidad

Era previsible que de Fuerza Popular, Keiko Fujimori no iba a recibir preguntas incómodas, pero en la comisión “Lava Jato” hay integrantes de la izquierda y los propios Mulder y “Vitocho” no dieron fuego. Ahora, solo les queda investigar si faltó a la verdad. La tienen difícil.

Ni te cases ni te embarques...

El vocero de Fuerza Popular, Daniel Salaverry, virtualmente le puso la cruz a Maritza García, quien será separada de la presidencia de la Comisión de la Mujer por haber dicho que las mujeres propician que los hombres las agredan. La bancada ya decidió que le toca la luz roja en vez de la naranja.

Leña del árbol caído

Lo de Maritza García es grave e indefendible, pero también es real el afán de la izquierda de hacerle un cargamontón solo por el hecho de que es fujimorista. El doble rasero en toda su dimensión. Si la frase era de Glave o Huilca, hasta ahorita estuvieran calladitos.

Cosa de locos

El sicólogo citado por García es Iván Molina, quien el 29 de setiembre señaló en un foro en la Municipalidad de Huancabamba, en Piura, que la mujer da la opción al varón para cometer feminicidio al decirle “me voy con otro”. Sus pacientes van a decir lo mismo.

Muy extraño

El abogado de Ollanta Humala, Alberto Otárola, reclamó señalando que el fujimorismo buscaba encubrir el interrogatorio a Keiko en el Congreso, con la visita de la Comisión de Fiscalización a Humala en la Diroes por el caso Fasabi. La verdad no le falta razón: Ambas decisiones se tomaron a última hora.

Encerrona

Luego de la llegada de la Comisión de Fiscalización a la Diroes y de Otárola, uno de los abogados de Humala, César Nakazaki llegó a visitar al expresidente. El letrado se quedó hasta después del almuerzo con su patrocinado, todo indica, coordinando temas legales.

“Mechita” voló

Luego de su agitada presentación por el voto de confianza, “Meche” Aráoz dejó el país por motivos personales desde ayer hasta el lunes, sin derecho a goce de remuneraciones. Bruno Giuffra (MTC) quedó a cargo del premierato.