Vilcatoma tras visita a Keiko: "Se nota el sufrimiento que existe de por medio" (VIDEO)

​Entre ceja y ceja

En el pleno de ayer, en el que se debatió la sanción de 120 días a Moisés Mamani, fue evidente la tensa relación entre Luz Salgado y Daniel Salaverry. Cuando esta empezó su alocución, le pidió al presidente del Congreso el mismo tiempo adicional que el resto. “Ya que no me escucha, que Vilcatoma se lo diga”, remató al percatarse de que el trujillano hablaba por teléfono.

10 de Diciembre del 2018 - 01:31

Entre ceja y ceja

En el pleno de ayer, en el que se debatió la sanción de 120 días a Moisés Mamani, fue evidente la tensa relación entre Luz Salgado y Daniel Salaverry. Cuando esta empezó su alocución, le pidió al presidente del Congreso el mismo tiempo adicional que el resto. “Ya que no me escucha, que Vilcatoma se lo diga”, remató al percatarse deque el trujillano hablaba por teléfono.

Sarcasmos plenos

Cuando Salaverry se desocupó, le preguntó a Salgado cuánto tiempo quería. “El mismo de los demás”, le respondió Luz. “Dígame usted cuánto”, le replicó el titular del Congreso. “Tres minutos, entonces”, dijo la legisladora, “Okey, tres minutos”, contestó Salaverry. El diálogo terminó con dos sarcásticos “Muuuchas gracias” y “De nada” de ambos.

Roce tras roce

Otro roce fue el de Mauricio Mulder con Salaverry cuando este último anunció la reincorporación de Maritza García por mandato judicial. El aprista le dijo que no era parte de su potestad admitir el retorno, pero el presidente del Congreso le respondió: “Los mandatos judiciales se acatan. Usted no puede estar por encima de la ley”.

Vuelta olímpica

Maritza García fue suspendida 120 días por supuestamente haber mentido en su hoja de vida al consignar información falsa de sus estudios: maestría en Derecho Penal en la U. de Piura y quinto de secundaria en el Colegio San Marcos, en Piura. Pero el PJ ha anulado provisionalmente su suspensión.

Atroz

Siempre en el pleno de ayer, Alejandra Aramayo hizo reproducir el lamentable monólogo de Carlos Galdós contra Keiko Fujimori y se quejó de que siga trabajando en Radio Capital como si nada hubiese pasado. La repetición de ese segmento fue tan chocante que prefirieron no pasarlo completo.

Defensa siciliana

Mamani asistió al pleno con dos abogados. Uno fue Alberto Juan Bautista Merino, quien cuestionó el informe de la Comisión de Ética al sostener que dicho grupo de trabajo no debe pronunciarse por delitos sino por faltas éticas de los parlamentarios. “Los delitos los ve el PJ”, dijo.

Por partida doble

Instantes después, la presidenta de Ética, Janet Sánchez, dejó mal parado a Bautista Merino al señalar que no podría defender a Mamani porque es su asesor principal. Sin embargo, Salaverry dijo que Bautista presentó licencia sin goce de haber desde el 7 de diciembre.

Mamani lover

Uno de los dos congresistas que se mantuvo en todo el debate al lado de Mamani fue Modesto Figueroa. De él hay que recordar que fue uno de los que grabó en secreto la compra de votos y ayer se evidenció como un incondicional del puneño al abstenerse en la votación. 

Lo más leído