Censo 2017: Advierten posible caos en la población este domingo 22

Confusión crece a cuatro días de registro nacional. Quejas por medidas adoptadas para evento del domingo aumentan
Censo 2017: Advierten posible caos en la población este domingo 22

Censo 2017: Advierten posible caos en la población este domingo 22

18 de Octubre del 2017 - 11:18 » Fotos: Giuliano Buiklece

A solo cuatro días de los Censos Nacionales 2017, las interrogantes de la población revelan que, al menos por el momento, hay más dudas que certezas sobre este importante proceso. Para muestra, un botón. El ministro del Interior, Carlos Basombrío, confirmó las diversas informaciones con respecto a que la Policía conducirá a las comisarías -donde las empadronarán- a las personas que encuentre en la calle entre las 8 a.m. y las 5 p.m. de ese día, mientras se desarrolla el censo.

No obstante, invocó a la población en general a respetar la orden de inamovilidad establecida para el proceso.Es un fastidio, pero son ocho horas cada diez años, refirió Carlos Basombrío, para luego asegurar que el protocolo de los agentes del orden será exhortar a los ciudadanos que desacaten la restricción a regresar a sus hogares.

ES UN CAOS

Para Farid Matuk, exjefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la organización del censo de este domingo se puede resumir en una palabra: caos.El caos es lo que se está viendo ahora en los medios, en las redes, y las quejas, que van a seguir apareciendo más y más (…) El diseño de un censo de hecho, cuando se tiene que hacer la operación censal en un solo día, implica una logística que puede terminar fuera de control, como está ocurriendo en el presente. La página web está colapsada, en el 0800 (44070, el número gratuito para consultas del INEI) nadie contesta, hay consultas en el Twitter y nadie responde, porque ese tipo de operación era sensata en el siglo XIX, cuando eran sociedades mucho más pequeñas, mucho más estratificadas, pero en el presente son inviables, sostuvo a Correo.

Sobre el tema, refirió que el principal problema es el modelo elegido para el proceso, pues afirmó que debió optarse por el censo de derecho, aquel que se desarrolla a lo largo de varios días, un mes o hasta un año, y con personal adecuadamente capacitado.La diferencia fundamental es que en un censo de hecho le preguntan dónde durmió a la medianoche (pues lo empadronan en su hogar) y en un censo de derecho le preguntan dónde reside habitualmente usted (…) En la mayor parte de países se hace censo de derecho, Perú (en 2005), como México, lo hizo en 30 días, Brasil lo hace en 90 días, Colombia lo hizo en un año entero, enfatizó.

Agregó que quizá se escogió dicho modelo en un acto de inercia absoluta, ya que en el segundo gobierno de Alan García, en 2007, se trabajó de esta manera. A mí entender (continuarlo) muestra displicencia respecto a la labor pública, manifestó.El especialista detalló que, por ejemplo, en el censo de 2005 en el Perú se contrató personal por dos meses, se le capacitó 15 días antes del empadronamiento, hicieron el censo durante un mes y el resto del tiempo ordenaron el material acopiado.Si usted va a tener capacitación de un día para hacer algo que demora un día y va a ser remunerado con 50 soles (pago que el INEI ofrece a los voluntarios), su interés va a ser absolutamente distinto que si usted va a ser remunerado por dos salarios mínimos por trabajar por un mes en un censo. 

El tema de la calidad se mejora, la logística se simplifica y el caos se evita, remarcó.Matuk también sostuvo que el número de preguntas le parece excesivo, y más para personas que no está preparadas de una manera adecuada.El problema es de calidad. Aparte de la mala capacitación que hay, porque es escasa, el otro problema es la capacidad de examinar de si efectivamente la persona (el empadronador) hizo el censo, es complicadísimo, porque en la base de la pirámide de este año creo que se está hablando de 700 mil personas. ¿Qué capacidad de supervisión hay para 70 mil personas? Es un diseño logístico que es inconmensurable, resaltó.Respecto a las multas, que de acuerdo con el decreto supremo que reglamenta y organiza las funciones del INEI -el 043-2001/PCM- se aplican a criterio de la autoridad local, Matuk afirmó que estas no se cobran a nadie y tampoco hay quienes la paguen.Y lo último es eso de que no es detención, sino intervención. Es como decir: No se cayó, se desplomó, o No la arrastré, la jaloneé. Pasa a las frases históricas por usar un eufemismo en algo que es evidente, dijo.También cuestionó la pregunta relativa a la religión que se profesa, pues el artículo 2 de la Constitución Política del Perú, inciso 18, establece que se puede mantener reserva sobre convicciones como las religiosa y política.La recomendación de las Naciones Unidas sobre religión es, si el país considera que es necesario ponerlo (en un censo), debe haber una opción explícita que diga: Se reserva. En el 2005 hubo esa opción, aclaró.

ES INCONSTITUCIONAL

Respecto a este tema, el abogado Enrique Ghersi, cuyo estudio tramitó la acción de amparo presentada por el ciudadano peruano Vincent Dumortier contra dicha interrogante del censo, sostuvo que es manifiestamente inconstitucional que se vulnere del derecho a no contestar sobre las propias convicciones.El letrado también cuestionó la orden de inamovilidad decretada, dado que se opone a la libertad de tránsito que la Carta Magna. No es constitucional, solamente un juez puede ordenarla, o puede haber en caso de estado de emergencia, o toque de queda, pero nada de eso ha ocurrido, enfatizó.También cuestionó el que los censadores tengan la potestad de entrar a las casa de los ciudadanos. Eso también solo se puede hacer por orden judicial, añadió.Es por estos motivos que Vincent Dumortier, de origen belga, presentó el referido amparo, al sentir que el censo vulneraba sus derechos fundamentales, una acción que se encuentra en el Cuarto Juzgado Constitucional, a cargo del magistrado Juan Macedo Cuenca.Yo pienso que tenemos un documento que, nos guste o no, es la Constitución Política del Perú. Nos da derechos, y este documento tiene que ser defendido. Yo he tomado la iniciativa y veremos cómo termina, puntualizó.En sintonía con su colega Ghersi, el constitucionalista Víctor García Toma, aseveró que la orden de inamovilidad infringe la libertad de tránsito.Formalmente, quizá las medidas son correctas. Todos sabemos de la importancia del censo, y de la necesidad de colaborar, pero más allá de eso, en tanto no exista un dispositivo legal que restrinja estos derechos, existe el derecho a reclamarlos, sostuvo.

DESINFORMACIN

Sobre el tema, el parlamentario Víctor Andrés García Belaunde comparó las medidas impuestas con las que para estos casos aplicaban los gobierno militares y resaltó la desinformación que reina en la población.No tiene ni pies de cabeza, es absurdo que te quedes hasta las 5 de la tarde si te censaron a las 9 de la mañana. Considero que las quejas son válidas, dijo.Por su parte, Mauricio Mulder escribió en su Twitter: Hay que apelar a la conciencia cívica del pueblo que siempre ha colaborado. No a amenazas punitivas.A su turno, Yonhy Lescano (AP) dijo que la manera en la que se desarrolla el proceso revela que hay improvisación y mala planificación, pues, por ejemplo, a solo cuatro días no se completa el número de empadronadores voluntarios que se necesitan y que muchos no saben siquiera que habrá un censo este domingo.

DEFIENDE EL CENSO

Como no podía se de otra manera, Aníbal Sánchez, jefe del INEI, manifestó que la metodología del censo, de hecho, exigen estar en inamovilidad para evitar duplicaciones y omisiones de la población y para que el conteo sea la cifra más exacta para saber cuántos somos, dónde estamos y cómo estamos.En entrevista en Canal N, exhortó a la población a responder la pregunta sobre religión y a que se mantengan en sus hogares.Asimismo, aclaró que para este proceso no hay ley seca y que no hay ninguna obligación de permitir el ingreso de los empadronadores a los hogares.

CIFRAS

8 horas durará la jornada del censo el domingo, de 8 a las 17 horas.

8 preguntas de autodescripción étnica contiene el censo.