Cusco: despiden con honores a comisario de Chumbivilcas

Conozca la intachable trayectoria del Mayor PNP. Yuri Cervantes víctima de un accidente de tránsito, donde también perdió la vida el SO2. Rony Acostupa

21 de Julio del 2015 - 18:27 » Textos: Luis Álvarez » Fotos: Cristina Torres

En medio de hondo pesar, la tarde de hoy, los restos, mortales,  de los dos miembros de la Policía Nacional del Perú (PNP) ,  que en las  vísperas sufrieron un accidente de tránsito, cuando viajaban de la localidad de Chumbivilcas hacia Cusco, fueron homenajeados por la institución a la que brindaron gran parte de sus días.

Momento que sirvió para recordar la intachable trayectoria del mayor PNP. Yuri Cervantes Oberti, comisario de Chumbivilcas, que deja viuda y tres pequeñas hijas que radican en la ciudad de Arequipa, localidad donde finalmente será sepultado.

Cervantes Oberti , ingresó a la PNP en el año de 1988 y rápidamente empezó con una ascendente carrera, pues tres años después se graduaba como oficial, fue  teniente, capitán y finalmente mayor de la PNP, brindado servicio en diferentes localidades de Arequipa, Madre de Dios, Lima y Cusco.

Teniendo una destacada labor el año pasado como jefe de la Policía Fiscal, división con la que asestó duros golpes al contrabando y a traficantes del patrimonio,  que no faltan en una región tan importante como lo es Cusco.

Muy querido por los habitantes de su nueva comisaría, donde representantes de la provincia de Chumbivilcas lo consideraban un paisano más, tal como lo expresó el consejero regional de esta provincia, Jaime Gamarra y quienes lo conocieron. También fue profesor de la Escuela Policial de Pucutu.

Su velatorio se realiza,  en estos momentos en  la  sede de la Policía de Tránsito en el distrito de Wanchaq, previo a su traslado a Arequipa.

El Suboficial de segunda SO2 PNP. Rony Acostupa Grovas, quien también iba en el fatídico vehículo será velado en su vivienda ubicada en el sector de Ticatica, él  llevaba en la institución siete años, trabajó en diversas comisarías de la ciudad de Cusco y en el Departamento de Servicios Especiales, logrando su ascenso como Suboficial   apenas hace dos años, con una prometedora carrera, deja una hija en la orfandad.