De un certero disparo en la frente matan a un humilde peón

Padre de tres hijos había sido amenazado y trabajaba cuidando un terreno en litigio

20 de Febrero del 2016 - 10:14 » Textos: Milton Cahuana » Fotos: Correo

Le dispararon a matar, tenía la huella del ingreso del proyectil en la frente y lo dejaron tirado en la chacra.

Jonas Carhuaz Pérez (27) fue hallado muerto por su patrón Roger Melo que escuchó el disparo y cuando acudió a su terreno lo halló sin vida. Pese a que la víctima tenía una escopeta, al parecer fue sorprendido y no pudo ni siquiera defenderse. La víctima cayó de espaldas y pereció de manera instantánea.

La policía investiga quién sería el asesino, Jonás tenía muchos problemas. Hace dos meses lo habían acusado por la muerte de un poblador y era constantemente amenazado.

La víctima deja 3 hijas huérfanas de 3, 5 y 6 años. Asimismo, trabajaba cuidando un terreno que estaba el litigio.

OBSERVACIONES. Según declaró a la policía, su esposa Rocío Capcha Jonás salió a las 7 de la mañana con su escopeta para cazar y al notar que no volvía a casa empezó a preocuparse.

El poblador es un nativo de Bajo Mapotoa, donde era querido por sus familiares.

El padre del occiso Manuel Vargas demandó a la policía que capturen al asesino de Jonás.

“Es una venganza, pido justicia, que la muerte de mi hijo no quede impune, qué va a ser de sus hijos”, reclamó el progenitor. La policía procedió al levantamiento del cadáver en la comunidad de Mapotoa en San Martín de Pangoa y por orden del fiscal de turno lo trasladaron a la morgue. Posteriormente los familiares procedieron al retiro del cadáver que es velado en la misma chacra donde le dispararon sin piedad. Muchas de las personas que lo amenazaron en vida serán citadas a declarar. Asimismo, la policía realiza las pesquizas al cadáver y al arma que portaba la víctima, ya que en un primer momento se pensó que Jonás se había disparado, lo cual se descartará por completo con la prueba de absorción atómica.