Temas

Día del Padre: los padres que cumplen y no pueden ver a sus hijos

Miles viven lejos de vástagos por problemas con exparejas y limitaciones judiciales. Hoy, en todo el Perú, se celebra el Día del Padre y millones de hijos estarán al lado de ellos.
Día del Padre: los padres que cumplen y no pueden ver a sus hijos

Día del Padre: los padres que cumplen y no pueden ver a sus hijos

18 de Junio del 2017 - 08:55 » Textos: Roger Chuquín y Janet Leiva » Fotos: Angela Ponce

En el Día del Padre, muchos peruanos no tienen motivos para celebrar. Aunque suene a guión de telenovela, mientras que miles reciben el agasajo de sus hijos, otro tanto vive una interminable pesadilla, que se agudiza súbitamente durante esta fecha debido a que, por la inexplicable negativa de sus exparejas y hasta de las autoridades, están alejados de sus descendientes desde hace un lustro por lo menos.

Si bien en la mayoría de casos los hombres fueron alejados por seguridad y bienestar de sus propios hijos, existen ciudadanos que están alejados a pesar de derrochar amor por los suyos y de cumplir con los pagos de pensión. Esta situación, que usualmente pasa desapercibida, se debe a revanchas personales, un desfase en las leyes y del machismo que aún reina en nuestra sociedad, afirmó un grupo de destacados especialistas en la materia.

TRABAS. “Mi hija tenía cinco años cuando dejé de verla libremente. Al principio podía visitarla una o dos veces por semana, pero luego su madre se la llevaba a otros lugares en esos horarios. Primero me impedía sacarla de casa, luego se mudaba de vivienda y al final ya no me dejaba verla nunca. Ahora, ella tiene 18 años y ya no me mira como un padre. Es lo más triste del mundo”, cuenta a Correo Roberto Naveda, quien siente que ya perdió a la niña de sus ojos.

Al respecto, el abogado y presidente de la Asociación Peruana de Padres Separados de sus Hijos, Ernesto Naveda, precisó que a su despacho llegan por lo menos tres ciudadanos al mes solicitando apoyo para intentar ver a sus hijos.

“Muchas madres matriculan a sus hijos en actividades deportivas o los llevan a visitar familiares justo en el horario del régimen de visita paterno. El niño llega a incomodarse por las visitas, ya que piensa que sus progenitores les quitan su tiempo, no respetan sus espacios o se oponen a sus actividades”, señaló.

Asimismo, explicó que a pesar de que estos padres cumplen con las pensiones, el pago de colegio, entre otros, son desplazados de la vida académica del menor. “Ya no saben si el hijo sacó buenas o malas notas, tampoco participan en actividades escolares. Incluso en los colegios se llega a considerar que solo la madre debe ocuparse de todo lo académico”, indicó.

Así, los hijos perciben que el padre no se interesa en su educación. Naveda precisó que de cada 10 casos que llegan a sus despacho, siete pertenecen a ciudadanos de alto nivel socioeconómico. Los problemas, dijo, se viven en todo nivel social, al contrario de lo que usualmente pueda pensarse.

LEY DESFASADA. El especialista en Derecho de Familia y catedrático de posgrado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos Manuel Bermúdez Tapia explicó que no hay cifras oficiales de los padres que se ven en esta misma situación, porque estos casos “lamentablemente son insignificantes para el sistema judicial”.

A modo de ejemplo, señaló que de cada 1000 expedientes judiciales, 995 son por pensión de alimentos y de violencia familiar del hombre contra la mujer. Por esta causa, los administradores de justicia consideran que los otros cinco legajos deben trabajarse con el mismo criterio, dándole la razón a las madres. “En muchas pericias psiquiátricas y psicológicas sale que las mamás están paranoicas. Además, en los expedientes se ve que es acusada de narcotráfico o asesinato, y a pesar de eso le dan la tenencia de los hijos”, dijo tras precisar que para acabar con estas aparentes injusticias con miles de padres, primero, se debe hacer un cambio estructural en el sistema judicial, en el cual las leyes sean adecuadas al año 2000 en adelante.

“Se necesita además que el Poder Judicial maneje mejor estos conflictos, porque normalmente permite que se generen entre 4 y 5 expedientes de las mismas personas: uno por pensión de alimentos, otro por violencia familiar, uno más por régimen de visita, entre otros. Hay demasiados expedientes, pero en realidad es solo un problema”, expuso.

MACHISMO LEGAL. Bermúdez Tapia enfatizó que jueces, fiscales y demás encargados de la justicia en el país son afectados por el machismo que reina en la sociedad, aunque quizá no lo sepan. Al respecto, la especialista de la Academia de la Magistratura (AMAG), Rosalina Castro Áviles, señaló a Correo que en nuestra sociedad tenemos un estereotipo de género porque solamente se piensa en que la madre es la persona más importante para el desarrollo integral del niño y adolescente; sin embargo, los hijos también necesitan de la imagen paterna.

“¿Hasta cuándo la sociedad va a desvalorizar el rol del varón en la familia y en el ejercicio de la paternidad? Existen muchísimos casos de mujeres que impiden el rol de paternidad cuando han roto la relación de pareja. También resulta que hay una mala relación, por ejemplo, en un caso de infidelidad que es el más común, entonces la madre desacredita al padre hablando mal del padre al niño”, enfatizó la letrada.

MALTRATO Y LUCHA. Sobre este situación, el presidente de la Asociación Peruana de Padres Separados recuerda un término acuñado por Bermúdez Tapia: la alienación parental. Se produce cuando alguno de los padres daña de manera muy sutilmente a su pareja, mediante mensajes a los hijos. “Las madres les dicen a sus hijos que su padre es malo porque no los visita, o porque lo hace justo cuando ellos deben ir a sus actividades. Es peor cuando el padre pone una denuncia por tenencia, pues la demandada señala a los menores que él se los quiere llevar y separar de todo lo que conocen”, explicó el especialista.

Casi al borde de las lágrimas, don Roberto Naveda señala que su expareja utilizaba este tipo de tácticas con su pequeña. “Así, llegó al punto en que entre los 10 y 12 años solo la visité cuatro veces al año, y entre los 13 y 15, solo una vez al año. Al final pasaron cuatro años sin verla en lo absoluto”, recordó.

Sobre si existe en nuestra legislación alguna norma que favorezca al padre cuando hay impedimento, por parte de la madre, de ver a sus hijos, la especialista de la Amag refirió que nuestra legislación está basada en la Convención Sobre los Derechos del Niño, la cual indica la responsabilidad compartida de ambos padres sobre los menores.

“La convención plantea la ‘coparentalidad’, que significa la responsabilidad compartida de los padres hacia los hijos; porque los derechos de los padres son los derechos del niño y esto conlleva a la satisfacción integral de su desarrollo, a tener derecho a una formación de familia. El tema de fondo es que nosotros hemos esteriotipado la imagen del varón y lo estamos anulando cuando le impedimos el ejercicio de su paternidad”, agregó.

La especialista dijo que, a pesar de este estereotipo, hoy en día existen padres que están reclamando la paternidad de sus hijos e impugnando la paternidad en el caso del hijo de mujeres casadas.

“No solo estamos desconociendo esa realidad. Hay mujeres que se han separado pero no se han divorciado, las cuales tienen otra relación de cuyo fruto surge un niño y, obviamente, ese padre biológico quiere darle identidad a ese niño, pero hay un impedimento en la legislación, en el Código Civil que impide que lo reconozca directamente”, aseveró.

Por último, la abogada Rosalina Castro Áviles, sostuvo que para contrarrestar las falencias en nuestra legislación respecto al tema, primero sería modificar el Código del Niño, Niña y Adolescente para dejar en claro a la ciudadanía el rol parental; crear leyes especiales y además sentar jurisprudencia valiosa y comenzar a crear criterios jurisprudenciales para que todo el sistema jurídico tenga avances de carácter progresivo hasta lograr que los derechos de la paternidad se consoliden.

MODELO A SEGUIR. En tanto, Ysela Nicolás Hoyos, psicóloga del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi, se centra en el vínculo afectivo entre padre e hijos. Según dijo, la presencia de la figura paterna es beneficiosa en el desarrollo emocional y conductual del niño, así como en su rendimiento cognitivo preescolar y en su vida social inmediata y futura. “Los papás no pueden ser considerados sustitutos maternos, debido a que ellos interactúan con sus hijos de una manera única e inigualable en su condición de varones. Un padre adecuado representa la fortaleza y protección de la familia”, aclaró.

Precisó, además, que la presencia de una figura paterna adecuada, activa y estable impacta en la formación de la autoestima de los hijos. “Actúa en la estructuración plena de la identidad masculina en el hijo varón. En el caso de las niñas, la identificación se da en proyección, pues, en el futuro, esa niña que se convertirá en mujer buscará, según la experiencia vivida con el padre, una pareja que refleje el modelo adecuado para el prospecto de pareja” señaló.

CIFRAS

70 por ciento de los padres alejados abandonan la lucha por sus hijos.

25 años tienen al menos las madres que restringen la visita a los menores.

12 años de servicios tiene la Asociación Peruana de Padres Alejados de sus Hijos.