Los museos de Huancayo: las casas que cuidan el tiempo

Conozca cómo están algunas de ellas ubicadas en la ciudad, y lo que se debería hacer para preservarlas.
Los museos de Huancayo: las casas que cuidan el tiempo

Los museos de Huancayo: las casas que cuidan el tiempo

11 de Abril del 2015 - 18:57 » Textos: Daniel Mitma » Fotos: Correo

“Muchas autoridades (...) creen todavía que los museos son lugares donde se exhiben cosas antiguas, eso no es así”, señala Javier Rojas, encargado de museos de la Dirección de Cultura. Y no solo las autoridades, también los ciudadanos: profesionales, desempleados, amas de casa y estudiantes. Ir a un museo era para ver momias, cerámicas, animales disecados y cosas antiguas. Hoy, en Junín, existen 19 museos abiertos y 5 cerrados. Y no solo exhiben antigüedades, también fotos, pinturas, costumbres y tradiciones.

ESTADO. Son 9 museos que están en la provincia y la historia es la misma, bajo presupuesto, pocos asistentes y algunos hasta cerrados. Correo visitó el Museo “Casa histórica de la Breña Pucará.” “Tienes que ir a la misma municipalidad a pedir la llave”, nos dice una dama que lava su ropa al frente del museo. En la municipalidad, una joven nos dice que la encargada es Maritza Gabriel Albino, pero que no está. “Vuelve mañana”. Voy a la otra oficina y Julio César Salomé, encargadado de la Casa de la Cultura, afirma que sí podemos ir, pero no hay la llave. Vamos a la casa del concesionario, Fernando Salomé, y no está. No se puede entrar al lugar. Así es para cualquier visitante. Este museo no tiene un director, no tiene presupuesto, no cobra entrada, no hay quien atienda y no saben dónde está el inventario de las piezas.

Este es un de los 4 museos históricos que hay en Junín, otro hay en La Oroya y otros dos en Junín. En julio se apresta a recibir a turistas que acuden por la batalla de Pucará y Marcavalle, y la municipalidad ha pedido apoyo técnico a la Dirección de Cultura y la Casa de la Cultura de Huancayo.

CIUDAD. En el mismo centro de Huancayo está el museo Antropológico de la Cultura Andina, de la Universidad Nacional del Centro (UNCP). Su director, Arturo Mallma, nos recibe con ánimo. Escucha cada vez menos y nos pide que las preguntas se la escribamos. “Es la primera ves que el museo recibe presupuesto. El pintado nos ha costado alrededor de 36 mil soles”, cuenta. El lugar está dividido en varias salas y recibe entre 7 a 8 visitantes por semana. “Estaba cerrado, recién lo vamos a volver a abrir”, narra. El museo tiene alrededor de 20 años y el esfuerzo del director lo hace crecer. Pero no está dentro del circuito de museos que recomienda la Dirección de Cultura: Wariwillka, Huacrapuquio y salesiano Vicente Razeto.

Estos son dos ejemplos. El circuito de museos, según Rojas, se va a reelaborar. El panorama cultural, una vez más, es incierto y dudoso.