Surco: Multan a parroquia por ruido de campanas que afecta a vecinos

Sonido supera los 80 decibeles, se inicia a las 5.30 de la mañana y se mantiene los 365 días del año
Surco: Multan a parroquia por ruido de campanas que afecta a vecinos

Surco: Multan a parroquia por ruido de campanas que afecta a vecinos

04 de Abril del 2017 - 16:20 » Textos: Cris Vilchez / cvilchez@grupoepensa.pe » Fotos: Miguel Yovera

“El ruido es desesperante, tocan 10 12 campanazos cada 15 minutos. Mis nietos de dos y cinco años lloran y gritan. Ese ruido atormenta a los niños y adultos mayores. En días de fiesta religiosa es peor”, afirmó doña Aurora Zavala al relatar la incomodidad que a diario sufre junto a su familia por el perturbador ruido de las campanadas de la parroquia San José y Santa Beatriz de Surco.

Otros 23 vecinos cuyas casas colindan con el templo, ubicado en la cuadra 6 de Reynaldo Vivanco y Batallón San Juan, están desesperados por los estridentes ruidos que emiten los dos campanarios a partir de las 5.30 de la mañana, durante los 365 días del año y desde hace varios años.

“Soy católica, estamos felices de ir a misa y tener una parroquia, pero no estoy a favor de los campanazos que empiezan a las 5.30 a.m. y se prolongan hasta las 7.30 cada 15 minutos”, dice Pilar Cayo, quien cansada de los ruidos molestos decidió juntar la firma de los vecinos afectados y elevar una queja a la Municipalidad de Surco.

PAPELETA. Después de un año de intensas quejas a esta comuna, de intentos fallidos por conversar con la abadesa Maribel Silva, superiora de la parroquia San José y Santa Beatriz, y de la contratación de la empresa SGS para medir el nivel de decibeles que emiten las campanas, la gerencia de Servicios a la Ciudad y Medio Ambiente dio la razón a los vecinos.

De este modo, la comuna de Surco emitió una resolución, el pasado 29 de marzo, mediante la cual se multa con el 20% de una UIT a la parroquia por ocasionar ruidos nocivos en perjuicio de las familias que habitan en los alrededores del recinto religioso.

“La empresa SGS ha verificado los decibeles que emiten estas campanadas y ha informado que sobrepasan los 80 que son permitidos. Estamos hablando de 85 decibeles, por tanto ya se consideran ruidos nocivos. La multa es de 810 soles, pero si es cancelado dentro del pronto pago (diez días), se les cobrará solo 405 soles”, explicó la gerenta de Participación Vecinal, Claudia Otoya.

“Los ruidos se dan de manera continua, los 365 días del año, los vecinos no pueden vivir tranquilos. Despertarse con campanazos de 85 decibeles alteran la vida normal de cualquier familia; los vecinos llevan años con este problema. En 2016, las quejas han sido reiteradas hacia la comuna”, detalló la funcionaria.

INTERVENCIÓN DEL OBISPO. La comuna surcana ha intentado dialogar con el obispo auxiliar de Lima, Raúl Chau, a fin de que intervenga en el asunto y que este problema entre los vecinos y los miembros del recinto religioso tenga un “final feliz”.

En diálogo con este diario, la superiora Maribel Silva se negó a ofrecer su descargo. Señaló que “no está autorizada a hablar con nadie”. Sin embargo, nos pidió comunicarnos con Sonia Agama, del comité de apoyo de la parroquia, quien brevemente calificó la resolución del municipio de Surco como “un absurdo”.

DATO:

- 10 días de plazo desde el 29 de marzo, tiene esta parroquia para cancelar la multa.