OIT alerta sobre esclavitud laboral en Las Malvinas

Recomienda reducir informalidad y fortalecer las inspecciones
OIT alerta sobre esclavitud laboral en Las Malvinas

OIT alerta sobre esclavitud laboral en Las Malvinas

25 de Junio del 2017 - 08:15 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Carlos Michilot

De comprobarse que las cuatro personas que trabajaban encerradas en los containers, situados en los últimos pisos de la galería Nicolini, donde hasta hoy los bomberos luchan para ingresar, estaríamos remontándonos a la época de la esclavitud.

Así lo expresó la Organización Internacional del Trabajo (OIT). “Esto se aproxima a formas modernas de esclavitud como el trabajo forzoso, que afecta a millones de personas en todo el mundo”.

Esta afirmación fue hecha a través de un comunicado en el que asegura que “siente profunda preocupación por los jóvenes desaparecidos y heridos durante el incendio”, ocurrido en la emporio de Las Malvinas.

RECOMENDACIONES. El organismo expresó su solidaridad con las personas afectadas y sus familiares. “Esta tragedia refleja una triste y terrible realidad, nos aproxima a formas modernas de esclavitud como el trabajo forzoso, que afecta a millones de personas en todo el mundo y el Perú no es una excepción”, enfatizó.

La OIT remarcó que “esta situación es totalmente intolerable en una sociedad moderna y justa” e hizo un llamamiento “para redoblar esfuerzos a todos niveles de la sociedad, líderes políticos, empresarios, trabajadores, ciudadanos, para erradicar esta problemática de raíz.”

El organismo aseguró que se debe “reducir la informalidad, fortalecer las inspecciones laborales, cumplir y hacer cumplir con la ley y mejorar la seguridad de los trabajadores”. Aseguró que estas son “acciones concretas que deben ser priorizadas a fin de evitar este tipo de siniestros que acaban con la vida de seres humanos o los pone en peligro”.

ENCERRADOS. En tanto, Bertha Villalobos, madre de Jorge Luis Huamán Villalobos (19), uno de los jóvenes que permanece desaparecido y que no pudo escapar del incendio, pidió que el empresario que cerró con candado a su hijo sea capturado y que se vaya a la cárcel. “Quiero que a ese hombre que cerró con candado a mi hijo lo metan preso. ¡Que se haga justicia! Cómo podía encerrarlo con candado, cualquier cosa podía pasar. ¿Dónde tenía la cabeza ese señor?”, expresó entre sollozos la mujer, mientras velaba la ropa de su hijo en su casa de Independencia.

Tres amigos de Huamán Villalobos reafirmaron que dentro de la mencionada estructura metálica trabajaban bajo candado por orden de tres personas a las que identificaron como Johnny, Vilma y Julio. “Sí, nos cerraban, solo nos abrían las puertas para ingresar, almorzar y salir”, contó uno de los jóvenes tras revelar que trabajaban falsificando productos y ganaban por día entre 20 y 30 soles.

NIEGA TODO. Por su parte, el comerciante Salvador Pérez negó ser “El gringo” al que han sindicado como el propietario del container donde se tenía encerrados a estos jóvenes el día del siniestro. “En el centro comercial hay tres personas a las que nos identifican como “El gringo”, pero yo no soy propietario de ningún almacén y menos he tenido trabajadores ahí”, afirmó.

PLAN DE INGRESO. Los bomberos planearon como ingresar a la galería para despejar la ruta y así llegar hasta los contenedores, donde aún permanecen las víctimas. Para ello, se dispuso que un grupo de seis bomberos ingresen a la zona del siniestro con todas las medidas de seguridad. “El balón de oxígeno de cada bombero dura 50 minutos, ese es el tiempo que permanecerán dentro del lugar para poder limpiar la ruta, de allí entrará otro grupo”, refirió el comandante Alejandro León, jefe del Departamento de Lima Centro.

De esta forma, trabajarían hasta que la luz natural se los permita. “Hay puestos que están cerrados con candados y estos serán abiertos pues allí es donde se concentra más la fuente de calor que llega a unos 400 grados y que no permite el total control de la situación”, agregó.

De otro lado, comerciantes aseguraron que las pérdidas son millonarias.

Tras el desastre, la empresaria Roxana Fiestas contó que “hace 15 años que trabaja en este lugar, he perdido más de 400 mil dólares en herramientas hidráulicas y eléctricas. Nosotros somos inquilinos, el dueño debió velar por la seguridad de nuestro negocio”.