Puno: ​La totora es un excelente alimento para los cuyes

El cuy es un animalito de la zona andina que no solamente está de moda para la publicidad y las producciones cinematográficas, sino también para la gastronomía.
Puno: ​La totora es un excelente alimento para los cuyes

Puno.

15 de Diciembre del 2015 - 10:22 » Textos: Correo Puno » Fotos: Correo Puno

El cuy es un animalito de la zona andina que no solamente está de moda para la publicidad y las producciones cinematográficas, sino también para la gastronomía, de especial forma en el mercado nacional. En tal sentido, el cuy también representa una oportunidad para la economía familiar, tomando en cuenta la facilidad de su crianza y la poca inversión que podría significar dedicarse a una granja con esta especie.

POTENCIAL. El encargado del Centro de Investigación, Producción y Extensión Agropecuaria (CIPEA), René Guzmán Aguilar, diagnostica que el cuy es un mercado potencial en crecimiento, actividad que no había sido aprovechada hasta ahora por factores climáticos y carencia de centros de crianza.

“En la crianza tradicional solo se considera para el consumo de la familia, pero la crianza tecnificada nos permite desarrollar una industria a partir del cuy”, afirma. La cocina novoandina es el principal mercado para la carne del cuy, sobre todo porque tiene muchos nutrientes y poca grasa.

LA TOTORA. Para que un cuy esté listo para ser sacrificado debe llegar a pesar un kilo, este peso se reduce a 800 gramos en el plato, he allí la importancia de llegar a la meta de crianza, algo que, según la experiencia de criadores locales, se llega a los seis o siete meses. Sin embargo, en CIPEA han logrado reducir el tiempo de crianza a cuatro meses para llegar al kilo de peso, ¿cómo lo hicieron?

“Hemos investigado y optado por alimentarlos con un complemento de totora, eso permite que el pese se incremente rápidamente”, revela Guzmán Aguilar. Los profesionales encargados de CIPEA son Noel Titalo Sosa y Juan Carlos Quispe Quispe, ambos capacitan a quienes adquieren cuyes en su granja, abriendo así una posibilidad de mejorar la economía de los lugareños.