Cecilia Bracamonte: “Hay un atisbo de que la música criolla explote, pero se queda ahí”

Criolla toma un nuevo giro en su carrera y lanza disco Con alma de bolero, álbum que presentará el 21 y 22 de setiembre en el Gran Teatro Nacional.

22 de Agosto del 2016 - 04:36 » Textos: Cris Vílchez » Fotos: Miguel Yovera

La cantante peruana Cecilia Bracamonte acaba de lanzar un nuevo disco, Con alma de bolero, en tributo a su amiga y referente, la fallecida intérprete cubana Olga Guillot. Con este álbum, la exjurado de los programas La banda y Perú tiene talento asume el riesgo de incursionar de manera profesional en los boleros. “El disco está ahí, expuesto a cualquier crítica. Si no suena a Guillot, qué bueno; que suene a mí”, afirma.

¿Cómo nace grabar este disco de boleros?

Nace de un sueño que he venido cargando en toda mi carrera, tanto que en mis espectáculos siempre he matizado la música criolla con boleros. Siempre quise grabar boleros. Hacer un CD de este nivel ha sido un costo altísimo. He sido la segunda peruana, después de Yma Súmac (Zoila Chávarri del Castillo), en grabar en el sello Capitol Records. Durante cuatro años tuve conversaciones con mi productor, Diego Rivera; él tenía como sueño hacer un disco de boleros y yo también.

¿A qué exigencias te has enfrentado al interpretar los boleros de Olga Guillot?

Yo me considero intérprete, conozco mis virtudes y limitaciones. He pensado que podría hacer tranquilamente boleros y además interpretarlos a mi forma y estilo sin que se salga del bolero. La mayor exigencia ha sido que suene a Cecilia Bracamonte, no a Olga Guillot.

¿Desde cuándo admirabas a Olga Guillot?

Desde chica. Tengo influencia del bolero desde que era niña, de cuando estaba de moda Bienvenido Granda, Leo Marini, Daniel Santos, Daniel Riolobos; así como estaba de moda lo criollo, estaba el bolero, que era otra onda.

¿Ahora estás dedicada solo a la música o planeas volver a la televisión?

Me encantaría, no desecho la idea. Espero que salgan programas acordes con lo que uno quiere para la televisión: programas blancos, sin violencia, donde la gente pueda ir y mostrar su talento.

¿Cómo observas el panorama musical en el ámbito criollo?

Hay un atisbo de explotar, pero se queda ahí, no encuentro esa voz con la que una diga: “Esta es, aquí tranquilamente me puedo retirar, porque esta va a seguir con este legado”. Trato de ser lo más honesta posible, porque si fuera lo contrario, lo gritaría a los cuatro vientos: “¡Apareció lo que tanto esperaba!”.

Y Carlos Farfán, quien alcanzó popularidad al imitar a Manuel Donayre en Yo soy y ahora se ha lanzado como cantante de música criolla, ¿no te gusta?

No me gusta, me parece sobreactuado, sumamente desafinado, si tengo que hacerle una crítica.

¿Desafinado con relación a Manuel Donayre o él?

Desafinado él, y te digo por qué. No lo había escuchado, pero en Facebok han subido un video donde él está cantando el tema Ahora y aquí, que yo lo grabé antes, pero no te digo esto porque lo haya grabado, sino que te juro que me provocaba decir: “¡Bajen ese video! Suena tan mal. Es como tener un tren en la oreja”.

¿Qué le recomiendas?

Tener oído. El que quiere alcanzar algo tiene que estudiar, educarse. Para el concurso está bien, pero si quiere seguir una carrera, yo le digo: “Olvídate, no escuches más a Manuel Donayre; tienes que alejarte, deja de escucharlo”.

Cuéntanos de tu show en el Gran Teatro Nacional...

Vamos a reventar el Gran Teatro Nacional este 21 y 22 de setiembre. Quiero que la gente acuda no solo cuando vienen artistas internacionales, sino de su propia tierra.

Lo más leído