Fito Espinosa mostrando su trabajo (Foto: Alessandro Currarino)
Fito Espinosa mostrando su trabajo (Foto: Alessandro Currarino)

El talento de Fito Espinosa se trasladó a España y durante la última semana del mes de julio fue el artista invitado para desarrollar una exposición, así como actividades artísticas e interactivas en La Residencia, A Belmond Hotel, emblemático hotel de lujo ubicado en Deià, un pintoresco pueblo en la isla balear de Mallorca en pleno Mediterráneo.

Durante los tres días que duró la intervención artística, Espinosa echó mano de su creatividad y sensibilidad, dibujando y pintando en vivo sobre un lienzo de 2x2 metros, en el cual, a vista de todos los presentes, poco a poco fue plasmando la figura de La Tramontana, la montaña más representativa del pueblo de Deià en Mallorca, declarada como patrimonio mundial por la Unesco en el 2011. Con finos trazos y fiel a su estilo, Fito logró captar el espíritu de Deià y la esencia femenina de la montaña que se erige al filo del acantilado, con sus casas de bellacos, mucha vegetación y un misticismo particular.

La intervención de Fito estuvo orientada a los huéspedes y visitantes, niños y adultos, quienes sin  introducción previa fueron atraídos y maravillados por su propuesta, dejándose transportar a su universo simbólico. En paralelo, en los hermosos jardines del hotel en medio de la naturaleza y rodeada de esculturas, se llevó a cabo una exposición de 30 de las ilustraciones más representativas del trabajo de Fito, relacionadas a diversos estados emocionales del ser humano.

La intervención de Fito estuvo orientada a los huéspedes y visitantes, niños y adultos.
La intervención de Fito estuvo orientada a los huéspedes y visitantes, niños y adultos.

La Residencia, el reconocido hotel ahora propiedad de la multinacional francesa LVMH, fue el escenario perfecto que albergó la propuesta artística de Fito Espinosa. Dos palacetes que datan de los siglos XVI y XVII han sido bellamente restaurados y amueblados con antigüedades y tejidos locales que le otorgan un estilo y encanto inolvidables.

A través de sus redes sociales, Fito escribió un sentido mensaje en agradecimiento por el reconocimiento a su trabajo como artista: “Han sido días de contacto constante con personas de diferentes países y culturas, y fue muy especial para mí ver cómo encontraron en mi trabajo un idioma universal, el de las emociones y los afectos, con el cual se pudieron identificar. Gracias @belmondlaresidencia por recibirme en este maravilloso lugar, ¡Espero regresar pronto para terminar lo que comenzamos!”.

El trabajo de Fito Espinosa se ha ido consolidando con el paso de los años convirtiéndose en un referente estético, plástico y gráfico para generaciones posteriores. En esta línea, el artista ha utilizado en los últimos años soportes muy variados para mostrar su propuesta, como la pintura, la ilustración, la música, la cerámica, la escultura y la papelería. Esta versatilidad le ha permitido expandir su marca personal y crear una comunidad de seguidores que encuentran en su arte una conexión emocional y vehículo de expresión.

Esta no es la primera vez que Fito colabora con la cadena Belmond. En el 2019 hizo una intervención artística sobre el tren de lujo Hiram Bingham que va a Machu Picchu; además colocó unas esculturas permanentes en la estación de tren, ha presentado una exposición en el hotel Monasterio en la ciudad del Cuzco, y durante dos años colocó 8 piezas de su trabajo en formato grande en los ventanales del Copacabana Palace, A Belmond Hotel en Río de Janeiro.

Fito Espinosa en España (Foto: Cortesía de Fito Espinosa)
Fito Espinosa en España (Foto: Cortesía de Fito Espinosa)