José Carlos Yrigoyen: “El poder puede cambiar la historia deportiva de un país”

Motivado por el buena campaña de la Blanquirroja, autor hace un viaje por la historia del fútbol peruano en su nuevo libro “Con todo, contra todos”
José Carlos Yrigoyen: “El poder puede cambiar la historia deportiva de un país”

José Carlos Yrigoyen: “El poder puede cambiar la historia deportiva de un país”

09 de Julio del 2018 - 16:18 » Textos: Cris Vilchez cvilchez@grupoepensa.pe » Fotos: Horacio Díaz

El crítico literario José Carlos Yrigoyen, quien en su nueva obra “Con todo, contra todos” (Aguilar) se sumerge en medio siglo de historia del fútbol peruano, desde 1968 hasta 2018, nos dio detalles de tres procesos mundialistas, 11 eliminatorias y 16 ediciones de Copa América.

¿Cuándo empieza a gestarse este libro: con la clasificación a Rusia 2018 o cuando el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) le da los tres puntos? 

El libro nació la misma tarde en que Perú vence a Ecuador en Quito (el 5 de setiembre de 2017). Este libro es oportunista, pero en el buen sentido de la palabra. Esperaba una oportunidad para escribir, no podía hacer un libro sobre la selección peruana que hablara de todas las cosas buenas que tuvimos y, de pronto, terminara en esta época oscura en que no clasificábamos a nada y que la última página de libro fuera: esta vez tampoco clasificamos. Es demasiado desesperanzador, anticlimático, sin el pico dramático que deben tener los finales de los libros... Cuando vi que Perú comenzaba a sacar puntos que usualmente no lograba y que empezábamos a estar en zona de clasificación, me dije: ‘Quizá esta sea la oportunidad que estaba esperando tantos años’. Le escribí a mi editor y me dijo: ‘Lánzate’. Lo más probable es que al libro le vaya bien. Empecé de manera cronológica, en el 68, y culminé en 2018.

¿Cuál fue su sentir cuando Perú clasifica al Mundial Rusia 2018 en noviembre de 2017?

Yo tengo certezas de muy pocas cosas, pero de algo que sí tengo certeza es que nunca he gritado así. He gritado goles con mucha emoción, recuerdo el de Solano contra Uruguay; del “Chorri” (Palacios) contra Paraguay. Ese grito, que uno emite cuando Jefferson Farfán le hace gol a Stefan Marinovic, era como una catarsis, una explosión, gritábamos porque ese triunfo era irreversible.

¿La Clasificatoria para Rusia 2018 fue semejante a alguna anterior? 

Buscar semejanzas es complejo. En los tres mundiales no había el sistema de hoy, había un grupo de tres equipos: el primero iba, los dos quedaban; ahora hay cinco de diez. Lo que he sentido con este libro es que hay un problema más aparte del fixture: es difícil comparar cuando no has vivido algo. Recuerdo España 82, tenía cinco años, sabía que Perú estaba ganando, que éramos buenos en fútbol; lo de hoy es incomparable con alguna experiencia pasada.

En el libro abordas también la vida de algunos futbolistas. ¿Qué notas que comparten los mundialistas?

Creo que hay similitudes y gravitantes diferencias: no es lo mismo Pedro “Perico” León que Julio César Uribe. “Perico” era muy buen delantero, pero muy humilde, sencillo, analfabeto. Cuando le pedían firmas, Cubillas firmaba todo por él; fue engañado por dirigentes, empresarios y terminó trabajando hasta muy mayor en una fábrica en Paterson (Nueva Jersey). Cubillas es todo lo contrario, tiene título universitario, es triunfador y tiene un carisma más vivo. Oblitas es un caballero, culto. Sotil es talentosísimo, pero sus malas decisiones económicas y el rumbo de su vida fueron tortuosos; en general, los chicos de hoy están mejor guiados. Los jugadores peruanos que más se cuidaron, mejor entrenaron, fueron los que más triunfaron: Cubillas, Oblitas y Uribe.

“Con todo, contra todos”, además de contar la historia del fútbol peruano, no se aleja del contexto histórico, imagino para darle nivel periodístico.

Sí. Una de las cosas que me interesaba mucho es cómo la selección peruana no es ajena a lo que sucede en el país. El velasquismo, por ejemplo, jugó un papel en el 74. (Juan) Velasco y la dictadura militar no solo fueron un factor a favor, sino negativo y que -incluso- frustró varias hazañas con sus políticas nacionalistas, socialistas. Primero, impidió la nacionalización de jugadores, como del arquero Humberto Horacio Ballesteros. Velasco dijo: ‘Prefiero un jugador peruano malo, antes que un extranjero bueno’, lo cual puede ser patriótico, pero futbolísticamente un suicidio. En la Copa América 75 quiso convertir la estructura profesional del fútbol peruano en el sistema amateur cubano, lo que hubiera destrozado y retrocedido décadas. Hubo también campaña de desprestigio contra los futbolistas que jugaban afuera, como Sotil y Cubillas. Eso demuestra que la política, los cambios sociales, el poder, pueden cambiar la historia deportiva de un país, a veces para bien o para mal.

José Carlos Yrigoyen

Escritor. Nació en Lima, en 1976. Es autor de tres poemarios y una compilación de ellos.

Tiene dos libros de narrativa, uno se titula “Orgullo samente solos”.

Lo más leído