Leonardo Torres Vilar: "Actuar es vivir, de verdad, en circunstancias imaginarias"

Intérprete presenta nueva sede de su escuela de actuación. Además, reflexiona sobre el papel del actor en la actualidad
Leonardo Torres Vilar: "Actuar es vivir, de verdad, en circunstancias imaginarias"

Leonardo Torres Vilar: "Actuar es vivir, de verdad, en circunstancias imaginarias"

17 de Enero del 2019 - 17:04 » Textos: Una entrevista de Johana Ugaz (jugaz@grupoepensa.pe) » Fotos: Piero Vargas

Con más de 25 años de experiencia como actor de teatro, cine y televisión, Leonardo Torres Vilar abrió, en el 2015, su escuela de teatro El Estudio y hoy cuenta con su primera y propia sede en Miraflores, que inaugurará el 6 de febrero. Asimismo, explica sobre los métodos de enseñanza de la actuación y el papel del actor en la actualidad.

¿Por qué decides abrir El Estudio?

Hace muchos años tenía en mente hacer El Estudio. Con Diana, mi novia, nos animamos a hacer esto realidad en el 2015. Hace muchos años enseño actuación y he estado dando clases en diversos lugares, pero siempre he querido tener mi propio taller y finalmente se dio. Nos estamos atreviendo a crear una casa artística en un edificio empresarial en Miraflores. Si bien vamos a proponer algunos talleres que tienen que ver con el lado empresarial del actor como marketing, mi filosofía para El Estudio es, por un lado, proponer una técnica de actuación que no se trabaja mucho en el Perú y que aprendí cuando estudié en Nueva York, en la Academia Americana de Arte Dramático; y, por otro lado, regresar a lo que ha sido bueno toda la vida: estudiar.

¿En qué consiste esta técnica de actuación? 

El gran concepto de las técnicas de actuación es la acción. O sea, el actor de televisión, cine y teatro tiene que estar en acción, siempre persiguiendo un objetivo. Hay aproximaciones a la actuación que básicamente piden que mediante el análisis uno decida e incluso describa cuál es la acción. Asimismo, ejecutar una serie de acciones, de manera desapasionada, para conseguir los objetivos y, de esa manera, contar la historia. Creo que es una forma respetable de ver la actuación, pero la que más me gusta y practico como actor es el asunto vivencial, que probablemente le quita peso al análisis, pero implica un crecimiento que va de la mano con el actor. Es el que me gusta enseñar porque el actor o actriz están viviendo, de verdad, en circunstancias extraordinarias.

Pero bajo ese método, el actor no estaría interpretando un papel, sino siendo él... 

Exacto. Estaría haciendo algo, no interpretando nada. Actuar es vivir, de verdad, en circunstancias imaginarias. Nosotros cuando estamos en la vida real, en una urgencia o situación importante, estamos simplemente viviendo, no estamos mintiendo ni interpretando un personaje. Estamos viviendo una vida paralela. Esta manera de trabajar es común en otros lugares, pero en Lima no está muy extendida.

¿Y cómo repetir esta forma de actuación vivencial durante toda una temporada? 

Eso es también algo bello de este método porque no repites. Si bien la narración de la obra tiene que hacerse igual o casi igual porque hay una dramaturgia que respetar día tras día, el actor que sabe vivir en esas circunstancias imaginarias no está repitiendo nada, lo está reviviendo como si fuera la primera vez, entonces es particularmente intenso. Hay un elemento de improvisación, pero en un nivel micro. Algún hipotético espectador que vea la obra todas las noches nunca verá la misma función.

Por otro lado, ¿cuál es el papel del teatro en la actualidad?

El teatro es un espejo pasivo, existe para poner en el escenario lo que permita que el espectador pueda reflejarse y saque sus propias conclusiones.

Sea el género que sea... 

Sí, incluso una farsa muy graciosa. Sin embargo, lo que engaña a mucha gente que quiere dedicarse a la actuación es que solo quieren atención. Si alguien es capaz de asumir la responsabilidad de ser actor o actriz, debe ser para servir a los demás. Esto implica vocación. Hay quienes se indignan cuando saben que un joven de un programa reality está protagonizando una obra de teatro, pero quién sabe, a lo mejor esa persona se da cuenta de que ese es el llamado del teatro y puede perfeccionarlo. Los actores pueden salir de cualquier lado, pero no cualquier puede serlo.

¿Qué hace falta para expandir el teatro a otros espacios?

Sería genial tener una compañía nacional de teatro que permita que gente de menores recursos pueda ir al teatro de manera constante o que ofrezca precios accesibles, pero en este momento no lo hay. Hay excelente teatro, pero poco.

Datos

- 22 de enero es la fecha límite para inscribirse a la audición de admisión de El Estudio.

- En más de 40 montajes ha participado Torres Vilar en estos más de 25 años de carrera actoral.

Sobre Leonardo Torres Vilar

Actor. Estudió actuación en la American Academy of Dramatics Arts en Nueva York. Fue director del Conservatorio de Formación Actoral del Británico.

Lo más leído