Malena Santillana: "El arte me ha permitido derribar fronteras"

Dirige la primera edición de ComparArt, una exposición inspirada en el Salón Comparaisons de París
Malena Santillana: "El arte me ha permitido derribar fronteras"

Malena Santillana: "El arte me ha permitido derribar fronteras"

23 de Octubre del 2014 - 04:12 » Textos: G. Llanos

Antes de aprender a leer y escribir, Malena Santillana conoció el arte. Su padre, quien era pintor, le enseñó desde pequeña todos los secretos del dibujo y la pintura. Por ello, al terminar el colegio decidió ir en busca de una formación artística en el extranjero. Hace más de un año regresó al Perú con el propósito de contribuir en la educación y la cultura a través de diferentes proyectos.

¿Tu vida siempre estuvo ligada al arte?

Sí. Mis hermanas y yo aprendimos a preparar lienzos gracias a nuestro padre. Imitábamos sus dibujos y junto a él pintábamos toda la casa.

¿Cuándo empezaste a crear tus propios dibujos?

Fue en el colegio. Yo tenía un curso de arte y participaba en todos los concursos de dibujo y pintura. Gané varios premios.

¿Qué plasmabas en tus primeras acuarelas?

Naturaleza. Nací y crecí en Iquitos; por eso, representaba los paisajes de la Amazonía. También me interesé por los retratos y a los 12 años me sentí atraída por la imagen en movimiento. Después de un tiempo, fui a estudiar cine a Brasil, trabajé en Colombia y finalmente me quedé a vivir en París.

¿En esa ciudad empieza tu éxito en la pintura?

Sí. Hace 17 años retomé la pintura y mi primera galería realizada tuvo bastante éxito. La demanda continuó y pude llevar mi arte por varios países de Europa.

¿Digamos que te dedicaste al cine y la pintura?

Claro, pero también me dedico al videoarte que es el matrimonio perfecto entre el cine y la pintura. En este tipo de audiovisual no se cuenta una historia sino se presenta un concepto.

Actualmente, ¿qué reflejas en tus obras?

Mi línea de trabajo es social y cultural. Soy una artista comprometida; por ello, represento el consumismo, la segregación y las diferencias.

¿Guiada por este pensamiento creaste el Museo Efímero Contemporáneo de la Amazonía el 2012?

Sí. Justamente dicho proyecto es la amalgama perfecta y me ha dado la oportunidad de mostrar las más importantes obras de arte a un público que no ha visitado los museos. A través de la transposición explico a la población que los artistas nos inspiramos en situaciones de la vida cotidiana.

Desde hace unos meses comenzaste a organizar la primera edición de ComparArt. ¿Cómo nace la idea de realizar esta exhibición de arte contemporáneo en Perú?

Esta exposición está basada en las dos líneas directrices de mi trabajo: lo social y lo cultural. En un país como Francia, donde vivo, todos pueden acceder al arte. En cambio, en Perú, donde nací, hay un desfase inmenso. Al observar ello, nace la voluntad de traer a este país el concepto del salón Comparaisons (Comparaciones) de París -en el cual soy jefa del grupo América Latina y miembro del comité- de manera gratuita, inclusiva y educativa.

¿Cuál es el objetivo de esta exposición?

Que el público entienda y se identifique con lo que está viendo. Para ello, contaremos con guías y los propios artistas se acercarán al público. Por otro lado, para redondear la idea de promover la educación y la cultura, habrá exposición-venta y el 25% de las ganancias irán a tres ONG's, entre las que se encuentra Aprendamos Juntos.

A modo personal, ¿qué te permiten estos proyectos?

El arte, en sí, me ha permitido derribar fronteras de todo tipo y destruir máscaras. He llegado a personas tan distantes a mí y he podido conocer la simplicidad humana. Creo que todos somos sensibles al arte; sin embargo, necesitamos ser guiados desde la escuela.