Raúl Cárdenas: Entre el sueño y la vigilia

Pintor ayacuchano recorre su carrera con una exposición hasta el 28 de setiembre en el C.C. UNIFE

27 de Septiembre del 2017 - 17:54 » Textos: Tomás Chávez/ tchavez@grupoepensa.pe » Fotos: Difusión

"Cuando uno egresa de una escuela, tiene que tener la capacidad para continuar formando sus herramientas. Es el trayecto del trabajo continuo". Raúl Cárdenas es pintor. Egreso de la Escuela de Bellas Artes en 1968, y desde ese punto inicio el camino de búsqueda de su propio lenguaje. Con la exposición 'Entre el sueño y la vigilia', el artista hace recuento de aquellos pasajes que marcaron su historia, plasmados en distintos cuadros que revelan su estilo. La muestra será hasta el 28 de setiembre, y se podrá ver en el Centro Cultural de la UNIFE.

Después de retratar durante algunos años la arquitectura limeña, por el año 1970 decidió retornar a su natal Ayacucho. "El espacio más idóneo para mí, que dejé por la educación, cuando retorné a Huanta. En ese ínterin, que viajo a provincia, empiezo con la temática andina", explica Cárdenas, quien encontró en los colores andinos un espacio único para trabajar.

'Maíz Multicolor' o 'Pan de los pobres', es uno de los retratos que trabajan lo más íntimo del ande. Dentro de la técnica figurativa, Raúl analizó lo más íntimo del ande bajo la cotidianidad de su riqueza. Desde los ojos de la capital, todo parece místico, como el color del maíz sobre el suelo húmedo al paso del tiempo; o una cocina a fogón que se prende cuando el día muere. "El paisaje Andino es todo un espectáculo, todos estos temas que han sido parte mía", continúa el artista.

En esa etapa de descubrimiento, y tras un viaje a Europa para presentar sus obras, Raúl Cárdenas dio cuenta que necesitaba universalizar su trabajo. "Era muy localista", le dijeron. Fueron dos años de búsqueda hasta descubrir lo irreal dentro de lo real. Una travesía por los paisajes que alguna vez vio desde la sierra en algún lugar del país, pero cubiertos por el velo de lo abstracto. Así nació 'Entre el sueño y la vigilia'.

"Si bien hay elementos que son reales, están insertados en un mundo onírico. Me ha dado una satisfacción plena porque no es fácil desligarse del mundo real". Precisamente, el desprendimiento de lo tangible le permitió sumergirse en una quimera. Donde espacios reales se confunden entre la oscuridad a la expectativa de alguien. Ese el momento donde uno, en los sueños, logra diferenciar lo que conoce o lo más llamativo, lo demás, queda como 

"El artista es una persona inconforme. Solo así seguirás en la búsqueda permanente", continúa Raúl Cárdenas, quien aún no sabe cuál será su siguiente paso, pero sí tiene en cuenta que, al momento de plasmarlo, lo hará con sus propias palabras.

Lo más leído