​¿Cómo enfrentar una deuda con un sueldo mínimo?

Con estos consejos será más fácil salir de tus deudas bancarias
​¿Cómo enfrentar una deuda con un sueldo mínimo?

​¿Cómo enfrentar una deuda con un sueldo mínimo?

11 de Julio del 2018 - 14:44 » Textos: jzavala@grupoepensa.pe

Tener deudas es un tema que viene desde tiempos remotos, desde que no existía el sistema monetario. Para comenzar, es necesario mencionar que de acuerdo al coach coreano de finanzas Hyenuk Chu, asegura que tener deudas no es malo, es algo circunstancial, lo malo es seguir endeudándose.

ACTITUS VS. CONOCIMIENTO

Estar endeudado en muchas ocasiones hace sentir inferior y estresado, está comprobado que además, afecta al autoestima por la forma cómo presionan y tratan los agentes de cobranzas. Por tal motivo, para salir de este tema es necesario mantener una postura positiva, decidida y responsable.

Una vez que estamos endeudados de una, dos, tres o más tarjetas o bancos, debemos comenzar por ordenar y clasificar el monto para poder proceder a pagar.

Imagen relacionada

CONSEJOS PARA SALIR DE DEUDAS

Ordena tus gastos

Primero es necesario hacer un listado de los gastos mensuales que se tiene, a pesar que resulte algo innecesario hacer este punto, es el inicio para poder salir de las deudas y no gastar más de lo que se gana.

Por lo general, la deuda no proviene de solo realizar una gran compra, sino de gastos menores acumulados con el tiempo. Evitar más deudas empieza con saber en qué gastas tu dinero. Todos los días de un mes (por lo menos), anota cada centavo que gastes, por pequeño que sea.

Clasifica tus gastos mensuales en grupos razonables de “imprescindible”, “prescindible” y “deseable”. Las cosas “imprescindibles” son aquellas que causarán daños si no las compras: comida, alquiler, medicinas, comida para animales, etc.

No aumentes tu deuda

Si ya llegaste al tope de tus tarjetas o ya superaste una cantidad considerable de lo que puedes pagar, haz un corte ahí para no sigas haciendo crecer tu deuda. En caso de no contar con dinero en efectivo, quédate con una tarjeta (de preferencia la que estés más al día) la cual será utilizada solo “cosas de emergencia” y las que sepas que podrás saldar en poco tiempo hasta que puedas controlar por completo tus gastos.

'Bola de nieve'

Es necesario aplicar una técnica llamada 'bola de nieve', la cual consiste en comenzar con la deuda más pequeña, para terminar en la más grande. Se puede comenzar por pagar las cuotas mínimas de las tarjetas o bancos donde se debe menos, en el caso de contar con el dinero para pagar cuotas mayores es mejor para que no genere intereses. Una vez terminado con las deudas menores, se pasa a las mayores. Recuerda que una vez que termines de pagar una tarjeta, debes eliminarla para que no entres en tentación de volverla a consumir.

Prepaga

Prepagar las deudas ayuda en gran medida para cancelarlas y reducir intereses. El prepago es el pago anticipado del monto total o parcial de una deuda con una institución financiera. Cabe mencionar que este es un derecho irrenunciable que tiene toda persona desde el momento en que se solicita el crédito.

Puedes aprovechar ingresos extras como la gratificación o depósitos de CTS si fuera el caso, también puedes hacerlo de pagos de trabajos que realices como independiente. 

Negociación

En el caso no cuentes con un empleo fijo o tus ingresos sean mucho menos de tu cuenta mínima, tienes la opción de negociar con el área de cobranzas del banco o entidad financiera. Puedes plantear reducción de intereses, fechas de pago, cuotas o amortización del mismo.

Efectivo

Usa únicamente dinero en efectivo. Si estás en aprietos por la manera que usas tu tarjeta de crédito, asignate un monto determinado para gastar al mes, por ejemplo, en las compras del supermercado. Lleva S/50 contigo al supermercado (si ese es tu monto presupuestado) y solo gasta esa cifra. No podrás gastar más porque efectivamente no tendrás más.

"No te destapes un hoyo para tapar otro"

Evita recurrir a préstamos (así sean menores) con prestamistas informales para liquidar tus deudas. Las tasas de interés mensuales bajas pueden resultar engañosas y corres el riesgo de terminar pagando intereses superiores al 50%.

Lo más leído