Economía peruana creció casi 4% en marzo pese a cambio de gobierno

Según reporte de INEI, el PBI tuvo una expansión de 3.93%, por encima de las expectativas del mercado, pero menos de lo previsto por el MEF
Economía peruana creció casi 4% en marzo pese a cambio de gobierno

Economía peruana creció casi 4% en marzo pese a cambio de gobierno

15 de Mayo del 2018 - 06:56 » Textos: María Claudia Medina

Aunque el ministro de Economía y Finanzas (MEF), David Tuesta, estimó que la economía peruana podía crecer hasta 5% en el mes de marzo, periodo en el que se produjo el cambio de gobierno, el reporte técnico del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) finalmente arrojó otros resultados. De esta manera, al compararlo con el mismo mes del año anterior, la economía creció 3.93% en marzo, más de lo previsto por los analistas del mercado, cuyas proyecciones rondaban 3.5%.

La cifra representa el crecimiento más alto del 2018 y viene a ser la tasa más importante desde enero de 2017, cuando se obtuvo una expansión de 5,08%. El Producto Bruto Interno (PBI) logró superar esta vez el crecimiento de 2.81% en el mes de enero y el 2.86% en febrero. El primer trimestre del año cierra así con una expansión de 3,22% y un dinamismo de 2,69% en los últimos 12 meses.

Razones a favor y en contra

En el resultado obtenido en marzo contribuyó la recuperación de la demanda externa de productos tradicionales (16,15%) y no tradicionales (7,80%). De igual modo, influyó la demanda interna, ante la mayor importación de bienes de consumo no duradero (18,45%), las ventas minoristas (3,55%) y los créditos de consumo (6,56%).

En el caso del sector Agropecuario, la ausencia de un Fenómeno de El Niño Costero que el año anterior sí golpeó con fuerza, permitió que se creciera 8,34%. Pero la pesca disminuyó en 4,94% por la menor captura de anchoveta para consumo humano indirecto (-64,31%). En marzo de 2018, el sector Minería e Hidrocarburos creció en 5,24% principalmente por el incremento de la actividad de minería metálica en 5,45%.  

No obstante, el sector Construcción no logró salvarse de la turbulencia política y creció solo 0,03%, explicado por el comportamiento diferenciado entre el consumo interno de cemento que creció en 4,12% y el avance físico de obras públicas que disminuyó en -13,90%.