Eduardo Herrera: “El mensaje que se está tratando de dar es que no hay impunidad”

Director Ejecutivo del Consejo Privado Anticorrupción, considera que el empresariado no debería estar preocupado por nuevas declaraciones de Odebrecht en este año
Eduardo Herrera: “El mensaje que se está tratando de dar es que no hay impunidad”

36% piensan que pocos empresarios están comprometidos en la lucha anticorrupción.

01 de Enero del 2019 - 13:07 » Textos: Una entrevista de María Claudia Medina » Fotos: Giuliano Buiklece

En vista de los casos de corrupción destapados en el sector público y en el privado, desde el 2016, catorce gremios empresariales y tres asociaciones civiles formaron el Consejo Privado Anticorrupción (CPA). Su director ejecutivo, el abogado Eduardo Herrera, señaló a Correo los avances vistos en esta materia y lo que esperan para este año.

En su último comunicado hacen un llamado a respetar la independencia de poderes en las investigaciones fiscales. ¿Sienten que hay alguna injerencia?

Siempre existen pugnas dentro de las instituciones. No podemos pretender que las instituciones piensen de forma monocorde. Vemos evidencia de que existe una tendencia a que los casos anticorrupción se resuelvan pronto, de una forma más o menos justa. Creo que el mensaje que se está tratando de dar es que no hay impunidad.

¿Considera que las prisiones preventivas exceden lo previsto por ley?

Sí. Creo que eso está evidenciándose por las decisiones de las salas. Muchas veces, en primera instancia, la prisión preventiva es aceptada y en segunda instancia se revoca. Eso implica que hay algunos excesos. Lo estamos viendo ahora por los casos mediatizados, pero en todos los peruanos esto se ve constantemente.

Uno de los gremios dijo sentir que había una persecución judicial en su contra, ¿qué tan dispuestos están los empresarios a ser investigados? 

La preocupación existe porque se ven los excesos en algunos casos. No creo que exista ningún problema en un empresario de bien a ser investigado, pero hay que ponernos en el lugar del otro. La mejor muestra de la voluntad que tienen los empresarios a ser investigados es que están saliendo frontalmente a decir su opinión. Que el sistema tenga problemas no quiere decir que se haga una defensa ciega a hechos que están mal.

Se sintió como si buscaran un trato preferencial... 

No. Creo que esa no fue la intención. Es más bien una preocupación por lo que sucede a nivel mediático. Hay casos que se destapan a una velocidad y en una dirección que no está clara. No se sabe cuál es el sentido de la estrategia fiscal, ¿por qué este sí y el otro no? Hay un problema, pero tiene que arreglarse en la misma institución.

El acuerdo que la Fiscalía alcanzó con Odebrecht abre una etapa de más declaraciones, ¿qué esperan de este proceso?

Hay que entender que en la negociación se hace un intercambio de posiciones entre las partes. Entonces, no deberíamos satanizar la negociación que ha hecho la Fiscalía. Que la empresa que ha reconocido una falta al país, pague lo que tiene que pagar y que esto sea lo más justo.

En el 2017, el destape de los casos de corrupción afectaron la economía. ¿Con las declaraciones que vengan se puede esperar lo mismo? 

La persona que hace bien las cosas no tiene que tener ningún problema. Sanear el terreno será bueno porque quedarán quienes compiten bien y los que no, se van a ir. No creo que deba haber ninguna preocupación de parte del empresariado.

¿Lo que se está haciendo sentará precedente en la región?

El caso de Colombia es paradigmático, nos comparan con ellos porque inhabilitaron a Odebrecht por diez años para contratar con el Estado. Creo que hay que tener cierto equilibrio. Las empresas, como las personas, tienen el derecho y el deber de resocializarse y modificar su forma de actuar. Ese equilibrio -creo- se puede presentar como una buena práctica, no es necesario matar a la empresa.

¿De qué depende para que otras empresas colaboren con la Fiscalía entregando evidencia?

La colaboración eficaz la entiendo como parte de una estrategia de la parte investigada, cuando ve que no tiene muchas posibilidades de éxito. Lo que hay que animar es que la Fiscalía tenga una estrategia, un norte, porque si eso no existe y si, por ejemplo, hay filtraciones a la prensa ex-ante, la estrategia se perdió. El tema del manejo de la información es capital. Nadie se animará a confesar algo cuando ni siquiera hay un caso.

La Contraloría y el sector privado proponen que exista una certificación antisoborno, ¿puede esto servir de algo? 

Sin duda, ayuda. Me preocupa que se circunscriba solo al ISO 37001, debería ser un incentivo abierto, no solo un ISO. El problema no es tanto la certificación, sino que el empresario entienda, como está haciendo, que la corrupción no es conveniente.

Perfil

Eduardo Herrera es director ejecutivo - CPA. Es abogado por la Universidad de San Martín de Porres con Posgrado en Finanzas y Derecho Empresarial por ESAN y Magíster en Derecho Penal.

Lo más leído