Liesbet Willems: "“La violencia es un mal que se debe combatir”"

El proyecto Puriy brinda trabajo a aquellas mujeres que quieren salir adelante a través de la fabricación de calzado
Liesbet Willems: "“La violencia es un mal que se debe combatir”"

Liesbet Willems: "“La violencia es un mal que se debe combatir”"

07 de Abril del 2015 - 11:04 » Textos: A. Valdivia » Fotos: Tatiana Gamarra

La flor de loto es una fascinante especie. Sus raíces nacen en el espeso barro de las lagunas, y luchan por atravesarlo para alcanzar la superficie. Una vez fuera, brotan sus pétalos para convertirse en hermosos ejemplares naturales. Padma significa “flor de loto” en sánscrito, una antigua lengua indoeuropea. Y, al igual que esta especie, la organización que lleva su nombre busca que las personas víctimas de abusos y maltratos logren salir del fango para alcanzar su mayor potencial. A través del proyecto Puriy, las mujeres de Villa El Salvador encontraron una oportunidad de explotar su talento en la fabricación de diminutos zapatos de cuero. Su directora, Liesbet Willems, habla sobre la labor de esta ONG.

¿Cómo se inició Padma?

Surgió hace tres años. Nací en Bélgica y antes de llegar a Lima viví durante cuatro años en Ayacucho. En esa época conocí a un profesor que había trabajado en Villa El Salvador. Él me preguntó si era posible replicar aquí lo que estábamos haciendo en la sierra. Accedí y me trasladé a la capital para poner en marcha la ONG.

¿Cuál es el objetivo de Puriy?

Queremos empoderar a las mujeres mediante un trabajo. Se trata de un proyecto muy lindo. La mayoría de ellas ha recibido terapias sicológicas en otros lugares, sin ningún ingreso. Nosotros les damos la oportunidad de seguir recibiendo un tratamiento para superar problemas personales y, además, un trabajo digno.

¿Cómo manejan la barrera económica?

Tenemos que trabajar muy duro para conseguir el dinero. Algunas personas piensan que nuestra labor es sencilla y no es así. También sabemos que existe desconfianza debido a la existencia de organizaciones corruptas. Nosotros queremos demostrar lo contrario.

Es necesario cambiar de mentalidad...

Intento comparar esta situación con Bélgica. Conozco gente que allá dona regularmente a una organización social. Aquí no lo hacen. Si eso se fomentara entre la personas, podríamos contar con dinero para invertir en más labores y hacer grandes cambios.

¿Qué falta en materia de Estado para combatir la violencia en el Perú?

Dar más importancia a este tema e invertir para mejorar la intervención. El Estado tiene que asumir su responsabilidad. Hay varias iniciativas que van por buen camino, pero el trayecto es largo.

¿Cuál es el principal obstáculo para vencer este problema?

Mientras no exista una adecuada educación en paralelo con leyes más estrictas, la violencia continuará en este país. No podemos exigir a una persona que cambie si no se le da la oportunidad de hacerlo.

En lo personal, ¿cómo te influencia esta labor?

A veces es frustrante e incomprensible entender por qué existen personas crueles. Pero también me da satisfacción saber que puedo tratar de aliviar el dolor de alguien. Me siento agradecida con este trabajo.

¿Cuál es la meta de Padma?

Nuestro objetivo es que la gente entienda la importancia de erradicar la violencia. Se trata de enseñarles a los padres y docentes del mal que se debe combatir.

Lo más leído