55 años de Correo: La historia se vuelve a repetir

Correo se caracteriza por cubrir información de los hechos relacionados con las tragedias
55 años de Correo: La historia se vuelve a repetir

55 años de Correo: La historia se vuelve a repetir

24 de Enero del 2018 - 12:24 » Textos: Héctor Mayhuire

Si hay algo que trae siempre las páginas de Correo, con 55 años de circulación a nivel nacional, es la serie de hechos relacionados a tragedias provocadas por los fenómenos naturales, en especial aquellas que se dan por la presencia del Niño y, ahora también, por la Niña, con fuertes lluvias en el norte y sequía en el sur.

Es una constante que estas situaciones, en ciertos casos predecibles, ocurran siempre. Ya el año pasado gran parte del territorio nacional fue golpeado duramente por el Niño Costero, que destruyó el norte del país, como también afectó a varias regiones del sur, donde las inundaciones, producto de las fuertes lluvias, arrasaron a su paso.

Correo en estas cinco décadas y media de existencia fue testigo de infinidad de acontecimientos, donde miles de personas terminan en condición de damnificados por estos desastres.

Los cuestionamientos se dan luego de ocurridas las desgracias, las autoridades son criticadas por no realizar y cumplir las acciones de prevención. Luego viene la declaratoria de emergencia y la reconstrucción respectiva.

Es decir, cada año es la misma historia y realmente cansa, con hechos que pudieron prevenirse y el número de afectados sea el mínimo.

Lluvias, inundaciones, desbordes, huaicos y otros fenómenos naturales, son frecuentes y la cantidad de damnificados siempre va en aumento, pues quienes están en condición de gobernarnos no cuentan con la capacidad para diseñar y planificar acciones que permitan un crecimiento ordenado de las ciudades.

Existen normas, prohibiciones y otras disposiciones para evitar que zonas vulnerables sean ocupadas por la población, empero ante la presencia de invasores y traficantes de terrenos todo se corrompe por mafias, que al final de cuentas son las que dominan las diferentes instituciones públicas.

Esto se denuncia cada vez que pasan estos hechos y todos los años es lo mismo, sin que se perciba un cambio de actitud. Ya empezaron las lluvias y los problemas se repiten. La historia vuelve a ser la misma.