Consultor de la Municipalidad de Arequipa negoció ingreso de transportistas (AUDIO)

Lizardo Calderón se reunió en reiteradas oportunidades con empresas para orientarlos en cómo seguir circulando, pese a no integrar ninguna de las compañías que lograron un contrato para el SIT
Consultor de la Municipalidad de Arequipa negoció ingreso de transportistas (AUDIO)

Consultor de la Municipalidad de Arequipa negoció ingreso de transportistas (AUDIO)

18 de Septiembre del 2018 - 21:10 » Textos: Mónica Cáceres

El Sistema Integrado de Transportes (SIT) lejos de ser una solución a este problema, se ha convertido en un dolor de cabeza para la Municipalidad Provincial de Arequipa (MPA) y un gran lío para los transportistas.

El 12 de junio de este año, el consultor de la Municipalidad Provincial de Arequipa en torno al SIT, Lizardo Calderón, se reunió en Paucarpata con los transportistas de la empresa Audaces. El motivo de la cita era uno solo, ver de qué manera los microbuseros podían seguir operando.

La suscripción del contrato de la MPA con el consorcio AQP Masivo por la ruta C-7, en la segunda licitación del SIT, los había dejado fuera de toda posibilidad, conforme lo estipula la Ordenanza Municipal 1076, que precisa que solo pueden prestar servicio para transporte de pasajeros las empresas que logran la concesión.

Sin embargo, un hecho particular llamó la atención de los transportistas y fue cuando Calderón les habló de un contrato privado, secreto, entre ellos y AQP Masivo, tan privado que no podía salir a la luz y menos llegar a la prensa.

ALTERNATIVAS

Unos minutos antes, Calderón les había planteado dos opciones previas. La primera era seguir un proceso legal, que, según dijo, podía derivar en la anulación de la licitación, pero no en la entrega de la nueva concesión a ellos. La segunda alternativa, según Calderón, era ir con algunas de las Unidades de Negocio que estaban facultadas para circular, no necesariamente la de Fredy Chávez, (gerente) AQP Masivo, pero sí con el pago de 2 mil o 3 mil soles, una garantía de 500 dólares y contratos individuales.

En un audio que los transportistas grabaron en la fecha, Calderón agrega: “(...) La tercera opción es la que alguna vez conversamos con su representante legal, con su gerente, con David, a partir de unas conversaciones que yo estuve apoyando en Villa América y me dijo: Oye a mí también me interesa, a ver explícame, y le expliqué... De lo que se trata es de conseguir un acuerdo con AQP Masivo como empresa, no por tres meses ni por cinco meses ni por un año, sino como empresa por los 15 años de la concesión (...)Yo le dije a su gerente, mira la idea es ir a negociar con Fredy Chávez un contrato como empresa por 15 años y ahí se empezaba a manejar todas las cláusulas, todo el detalle, y él me dijo me interesa, y yo le dije excelente, yo los puedo apoyar, siempre y cuando tú consigas la autorización de tus accionistas para comenzar a negociar, de eso hace 40 días (...) es ahí donde ustedes prácticamente me contratan o me llaman como su asesor para negociar y empezamos a negociar, empezamos me acuerdo con 200 mil soles o 180, no 200... Chávez creo que quería algo de 400 (mil)... y se ha llegado a un punto, de un contrato donde está claramente de qué se trata y eso vengo a explicarles.

Lamentablemente acá hay un tema de confidencialidad, ¿de qué se trata la confidencialidad? Que ese contrato que ustedes en algún momento lleguen a firmar, ustedes no se lo van a poder llevar en copia, el que está sellladito y firmadito. Lo van a poder ver acá, podrán leerlo, revisarlo, lo que quieran, porque si ese contrato, que es una de las cláusulas que ha exigido Chávez, y que tiene que exigirla porque eso le va a exigir la municipalidad, si ese contrato pasa a la prensa, si ese contrato sale a algún sitio, hay una penalidad para su empresa de 500 mil soles. ¿Alguno de ustedes se va a animar a sacar una copia? No... el monto que se ha quedado ahí va a estar”.

EXPLICACIONES

La razón era simple. AQP Masivo no podía, bajo ninguna circunstancia, afiliar a ninguna otra empresa que no hubiera estado como socia o accionista al momento de la licitación y firma del contrato. Audaces no estaba entre ellas. Según el testimonio de constitución empresarial, la licitación la ganó el consorcio integrado por la Empresa Transmasivo SA; Transportes Señor de la Amargura SA; Empresa de Transportes El Chacal SA; y Empresa de Transporte Chistus SAC. Sin embargo, el contrato se suscribió con la conformada por Señor de la Amargura SA; Mi Bus Expres SA y Monterrey Vallecito. Un asunto que ha sido inclusive materia de denuncia ahora en manos de la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción, que a inicios de mes aceptó iniciar investigación preliminar contra Calderón, la alcaldesa Lilia Pauca, el exalcalde Alfredo Zegarra y dos funcionarios de la MPA.

Pero sobre su asesoramiento a los transportistas, Calderón precisa que el convenio de concesión debía ser manejado con mucho cuidado, en el sentido en que las bases del contrato de licitación no permiten que se agreguen más socios a la adjudicada, en ningún momento de los 15 años de la concesión. De ser así, esto le habría generado al ganador la nulidad del vínculo con la MPA. Sabedor de esta condición, resulta entonces aún más inquietante que en las negociaciones con los transportistas y el consorcio, estuviera en el medio, quien era el frecuente consultor de la MPA en materia del SIT, desde que el asunto fue abordado por el exalcalde Simón Balbuena.

“Lo que yo les digo a ellos es, miren señores, la única manera en la que sus carros pueden seguir trabajando es que ustedes busquen un cuerdo con el que ha ganado, ese acuerdo, si ustedes quieren hacerlo como empresa, tendrían que tener mucho cuidado con la reserva, lo pueden hacer al final, porque son privados. Lo que yo más recomendaba era afiliarse individualmente, cada uno”, señaló Lizardo Calderón en diálogo con Correo, y recalca que esa es una negociación de privados “porque en el sector público la cosa es mas rígida, lo que no se puede no se puede, en cambio, en el sector privado, entre empresas privadas hay un montón de combinaciones para buscar soluciones”.

ORIENTACIÓN

Además, pese a que Calderón en la grabación que hicieron los transportistas habla de ser su asesor, en la entrevista con Correo lo niega y enfatiza que solo buscó “orientar a los transportistas para que no se queden fuera”, ademas que en ese momento, no tenía ninguna relación vigente con la comuna.

Para los microbuseros, este escenario les pareció más que sospechoso y reiteran que el requerimiento de dinero fue constante.

Domingo Parque, uno de los transportistas de Audaces, dijo que se sintió obligado a hacer lo que el consultor municipal les proponía, pero no aceptó. “Se notó que la empresa estaba ya orientada a este acuerdo”, indicó. El resto de socios tampoco estuvo de acuerdo con el contrato.

Lino Chura Mamani, también de Audaces, sostiene lo mismo y agrega que los 200 mil era por dos rutas, pero que si querían ampliar, debían pagar a AQP Masivo 800 mil.

“Solo iba a figurar el gerente, nosotros no, eso nos dijo... Los socios estaban prácticamente indignados”, precisó.

Su intervención en la negociación, agrega Lizardo Calderón, era evitar un conflicto, y detalla que el contrato no es obligatorio, pero en las reuniones les recalcó que sin estar en alguno de los consorcios ganadores, no podrán circular, aún si tienen unidades nuevas.

Negó que haya dado asesoramiento a las empresas de transportes y dijo que no tiene vínculo permanente con la comuna. Un hecho real es que hasta el cierre de este artículo, ninguno de los transportistas de Audaces firmó contrato individual o grupalmente con AQP Masivo, como sí lo hizo parte de la flota de Villa América, donde Calderón también fue negociador.

“Acá han venido, durante la primera y segunda licitación de todas las empresas y, es más, hemos hecho hasta talleres de licitación para el llenado de las fichas”, precisó, para justificar sus reiterados encuentros con transportistas dentro y fuera de la MPA y que en Villa América no ejerció presión, solo les dijo la verdad, si no son parte de los consorcios, una vez que hubiese operativos irían al depósito.

Contrato. Un único concesionario para empresa

Lizardo Calderón, en la reunión con los transportistas, asegura que AQP Masivo mantiene un contrato con M&M para la compra de repuestos combustibles en ese establecimiento únicamente, a lo que los transportistas que quisieran sumarse debían someterse también.

“Es un contrato (a firmar con los transportistas) donde no me someto a las condiciones de Fredy Chávez, sino del mismo contrato de Concesión, y tiene un contrato con M&M y tengo que someterme a eso, todos los carros que trabajen en la concesión tienen que comprar repuestos y combustible ahí, a precios de mercado”, precisó.

Lo más leído