El matrimonio, una decisión que conlleva cambiar de vida

La mayoría de parejas no están preparadas, por eso en pocos años dan por terminada la relación y tramitan el divorcio
El matrimonio, una decisión que conlleva cambiar de vida

El matrimonio, una decisión que conlleva cambiar de vida

06 de Mayo del 2018 - 13:37 » Textos: Carmen Meza » Fotos: Correo

Karen tenía 19 años cuando conoció a Eduardo que tenía 21. Estaban enamorados y no lo pusieron en duda en ningún momento.

En pocos meses las muestras de amor dieron resultados y ella resultó embarazada. Dos jóvenes en plena etapa de estudios universitarios, definitivamente no estaban listos para afrontar la responsabilidad de tener una familia.

Dicen que el amor lo puede todo y eso también pensaron ellos. A pesar de la oposición y reclamos de sus padres decidieron vivir juntos y así iniciar una nueva etapa.

Dejaron de estudiar, él buscó trabajo y ella se quedó en casa. Habían limitaciones, pero iban bien. Cuatro años después, se casaron y luego de siete años tuvieron un segundo hijo.

El trabajo alejado, la rutina, la falta de comprensión, las responsabilidades terminaron por agobiar a Eduardo, quien luego de 10 años de vivir con Karen, dejó el hogar. Ella sumida en una total depresión tuvo que asumir toda la responsabilidad de la casa.

Al comienzo el padre de sus hijos, que ya tenían 15 y 7 años, apoyaba económicamente, pero en menos de tres años, se olvidó de todo, conoció a otra persona y tuvo un hijo; luego le pidió el divorcio a Karen y se desligó totalmente de su responsabilidad.

A ella solo le quedó trabajar y velar por la seguridad y alimentación de sus hijos.

Así como este caso, muchas parejas han pasado por similares situaciones, sin entender en qué momento se acabó el amor y llegó la crisis matrimonial.

Los grandes perjudicados son los hijos que han tenido que crecer en medio de discusiones de sus padres, problemas económicos y falta de cariño.

PREPARACIÓN

La psicóloga clínica Milagros Revilla Loayza mencionó al respecto que el enamoramiento y el matrimonio son dos etapas de la vida muy diferentes. La primera es lo mejor que le puede pasar a una persona; la segunda es un cambio radical, que consiste en compartir la vida en forma permanente.

“Se debe tener en cuenta que en las parejas cada uno de ellos ha tenido una determinada crianza, tiene una cultura que ha sido latente durante su crecimiento, entonces debe primar la tolerancia y tienen que aceptarse tal y como son”, recomendó.

Piensa que previamente al matrimonio deben recibir una orientación psicológica que les permita entender los cambios que van a tener en la nueva etapa de su vida. En el caso de que hubiera hijos de por medio, es más importante una terapia familiar que permita fortalecer los lazos.

Además, deben pensar que cuando haya inconvenientes que no pueden ser resueltos por la pareja, es mejor pedir ayuda de los profesionales, antes de tomar decisiones respecto a su relación. “Las costumbres de cada uno pueden sumar y no causar malestar”, acotó Revilla.

RECOMENDACIONES

No todo está perdido. Si ya están casados, hay algunas sugerencias que pueden contribuir a que la unión se fortalezca, y si hay una crisis, se puede recuperar la magia del amor. Con mayor razón si de por medio hay descendencia que tiene derecho a tener vivir en familia.

Compartimos cinco tips que recomendó la psicóloga Milagros Revilla:

1.- La tolerancia es importante. Si han discutido, es mejor esperar que pase el momento de fulgor, luego se debe expresar las cosas que son aceptables e inaceptables para cada uno, así se evitarán discusiones por los mismos temas.

2.- El matrimonio no es una competencia, sino un complemento donde no hay una idea absoluta.

3.- La libertad de cada cónyugue no se puede perder, visitar amigos, familiares; expresar sus ideas libremente, estudiar, trabajar. En resumen mejorar su vida personal.

4.-La comunicación acertiva, sin comparaciones, ni reproches. Tratar de ayudar a la pareja en todo momento.

5.- Un tiempo juntos, salir a pasear, cenar, al cine. Ambos deben disfrutar juntos y si hay hijos integrarlos a las actividades familiares.

Estadísticas. El 17 de mayo del 2008 se promulgó en el Perú la Ley 29227, conocida como la Ley de Divorcio Rápido.

A partir de allí varias municipalidades a nivel nacional están facultadas para poder tramitar la disolución del matrimonio civil.

En Arequipa las comunas autorizadas son: Provincial de Arequipa, distritales de Miraflores, Cayma, Alto Selva Alegre, Sachaca y Mariano Melgar. En este último caso no cumplieron con todos los documentos por eso recién este año darán dicho servicio.

Cerro Colorado es el distrito más populoso de Arequipa, por eso cada año un promedio de 600 parejas regularizan su situación conyugal casándose.

Según los registros de los últimos dos años los trámites de divorcio se han incrementado, por lo general lo hacen luego de 8 a 12 años de matrimonio, con edades que oscilan entre los 25 a 40 años.

La mayoría se casaron por que ya tenían hijos y otras por el seguro de salud, esto de acuerdo a lo que declaran en los motivos argumentados para la disolución.

Lo más leído