En las elecciones busquemos a los mejores candidatos

El Jurado Nacional de Elecciones vacó a 134 autoridades en el Perú
En las elecciones busquemos a los mejores candidatos

En las elecciones busquemos a los mejores candidatos

25 de Enero del 2018 - 15:22 » Textos: Mónica Cáceres

La informalidad y falta de consistencia de muchas de las agrupaciones políticas que se presentan en las elecciones a gobiernos regionales y locales, se evidencian de manera lamentable en el resultado de las intervenciones del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) que, durante el 2017, vacó a 134 de estas autoridades en el país.

La razón más frecuente para su retiro fue su inasistencia a las sesiones ordinarias, seguida de fallecimiento, nepotismo y otras causas.

El asunto se complica si se toma en cuenta que además de las vacancias, están también las suspensiones de 40 autoridades, entre ellas dos gobernadores regionales, un consejero regional, seis alcaldes provinciales, 20 alcaldes distritales y 11 regidores distritales.

El motivo mayoritario ha sido la sentencia judicial para prohibir su desempeño en la gestión pública y también el fallo condenatorio emitido por el órgano de administración de justicia.

A puertas de un nuevo proceso electoral, bien harían los diversos movimientos políticos regionales en identificar correctamente a aquellos que esperan colocar en los diversos cargos públicos elegibles, pensando en la responsabilidad que cada uno deberá asumir si es declarado ganador y, sobre todo, en la enorme trascendencia de sus actos sobre la sociedad a la que representan.

No queremos más consejeros o regidores “faltones”, no queremos ediles infractores de la ley, no queremos improvisados faltos de preparación que nos angustian con sus declaraciones “jaladas de los pelos”, no queremos autoridades que piensen más en sus propios intereses que en los colectivos, alcaldes que den un paso adelante y dos atrás para rectificar sus constantes errores, o autoridades con afanes de “super star”.

Necesitamos líderes que vean más allá de cinco años, que tengan la capacidad de idear una ciudad o una región para los siguientes 100 años, que actúen con transparencia, idoneidad y probidad. 

En síntesis, necesitamos gente comprometida con lo que le compete, y eso será difícil si tomamos en cuenta el reducido número de posibles candidatos para estos comicios. Habrá que abrir más el espectro, convocar a nuevos cuadros y desechar a los que buscan repetir el plato, sacarse el clavo o simplemente, llegar al poder para aprovecharlo hasta más no poder.