Joven abandonada en emisora radial busca a su verdadera madre

Johana Medina dice que no guarda rencor a su progenitora e inclusive le gustaría que fueran amigas
Joven abandonada en emisora radial busca a su verdadera madre

Joven abandonada en emisora radial busca a su verdadera madre

03 de Enero del 2017 - 14:01 » Textos: Ibón Machaca » Fotos: Difusión

Johana Medina tenía pocos días de haber nacido cuando fue entregada por su madre a una mujer en la estación de una emisora radial del Cercado de Arequipa. Llevaba prendido el cordón umbilical al ombligo,lo que hacía ver el corto tiempo de su existencia, según se lo contó su madre adoptiva, hace cuatro años atrás, después de confesarle que no era su hija biológica.

Johana Medina tiene 34 años, es psicóloga de profesión y se encuentra en Alemania siguiendo un post grado. En una entrevista a David Nostas, conocido como El Buscapersonas Latino , Johana precisa que estaba a punto de emprender su mayor búsqueda: encontrar a su verdadera madre y conocer la historia de su origen.

Ella deja en claro que no le guarda rencor a su madre por lo que hizo, pero reconoce que fue difícil saber lo que le pasó. Ahora está decidida en encontrarla.

Entregada en una radio. Era finales del 81 y principios del 82 cuando una mujer con una bebé en brazos y un niño de unos tres años se presentaron a una emisora radial ubicada en el Cercado de Arequipa. El nombre de aquella emisora se le ha olvidado a su madre, pero supone que podría ser radio Arequipa (con Guido Díaz Rivera), Melodía, Concordía o Azul, pues son las más antiguas.

“Según el relato de mi madre, la que me ha criado, por la radio dijeron que estaban dejando una niña, que era yo, y es ella quien me recoje....”

Su madre adoptiva le contó además que, al encontrarse en el local de la radio, tuvo la ocasión de ver a quien la dio a luz, que era una mujer algo mayor y un niño pequeño se encontraba a su costado, le dijo también que su nombre verdadero era Jeny Mendoza y luego se despidieron para siempre.

“Cuando eres niña siempre escuchas de otros niños que te dicen que eres adoptada o que no eres de la familia. He crecido en medio de ese rumor y algo dentro de mi había que me alejaba de la familia, que no hacía que me sienta o en casa , que no me sienta parte de ella”, señala Johana Vera.

“En el fondo lo supe, me sentía perdida, me sentía que no tenía un lugar”, agrega.

Son pocos los rastros que tiene de su madre. Sabe que ella podría vivir por el centro del distrito de Cerro Colorado, pues así se lo habrían contado. Quizá sea una mujer quechuahablante, pues tenía dificultades en pronunciar el castellano y que además tendría hermanos.

Aquella revelación oculta por más de 30 años le impactó en un primer momento, tanto que sufrió de una parálisis facial. Recordó los momentos que compartía con niños abandonados cuando ayudaba de voluntaria y pensaba entonces lo difícil y triste que podía ser pasar por esas circunstancias.

“Yo decía que no me gustaría nunca estar en la situación de esas personas y luego era yo quien también estaba en esa situación, entonces me dolió mucho”, relata.

Superación. Johana tuvo que padecer una etapa de tristeza y confusión sobre su pasado, pero ha sabido superarlo tanto que no alberga resentimientos contra nadie.

“No tengo rencor ni a mis padres adoptivos ni a los que me abandonaron, pero si me gustaría conocer cuál es la historia”, dice.

Ser psicóloga le ha ayudado a comprender a las personas y sus relaciones sociales y de esta manera buscar comprender la decisión que tomó su madre al momento de entregarla.

La búsqueda de su progenitora apenas ha empezado y con la ayuda de David Nostas espera concretar su deseo para conciliar con su pasado.

* Quienes tengan alguna información de utilidad para este casos, pueden comunicarse a los siguientes números telefónicos: 997534098 y 999048807.

Lo más leído