Los policías que siguen los rastros de los criminales encubiertos en Arequipa

Restos de fibra textil, larvas de insectos, cabellos y rehidratación de piel, son algunas de las prácticas para llegar al culpable
Los policías que siguen los rastros de los criminales encubiertos en Arequipa

Los policías que siguen los rastros de los criminales encubiertos en Arequipa

21 de Abril del 2019 - 11:20 » Textos: Albetty Lobos » Fotos: Correo

Crímenes imperfectos. Desaparecer todas las huellas de un delito es imposible. No importa cuántas veces un asesino limpie los restos de sangre de su víctima o bajo cuántos metros de tierra sepulte algún cadáver o cuántas veces clame inocencia, siempre deja huellas imperceptibles para la vista.

Pese a las precarias condiciones en las que laboran los biólogos forenses y demás especialistas en Criminalística de la Policía Nacional en Arequipa, han podido dar con el rastro de muchos criminales encubiertos.

HUELLAS

El 17 de julio de 2018, policías de la Unidad de Homicidios de la División de Investigación Criminal (Divincri) hallaron el cuerpo de Alejandrina Mayhua Santa Cruz (74) que estaba enterrado en el patio de su vivienda del pueblo joven Miguel Grau en Paucarpata.

Según la necropsia, la septuagenaria murió por asfixia mecánica, es decir, le taparon nariz y boca.

En ese entonces, no existía responsable de esta muerte y el caso permaneció sin avance hasta inicio de este año.

Pero había una pieza clave para poder encontrar al criminal, un cuaderno donde la víctima anotaba los nombres de quienes le debían dinero, y varias hojas habían sido arrancadas.

Lo que no lograron desaparecer fueron varias huellas dactilares. Los especialistas de Biología Forense, lograron obtenerlas y así dar con la identidad del victimario de Mayhua.

Adrián Silva Cirilo (43), su vecino, fue detenido días después por los agentes del Divincri ante quienes confesó que había enterrado el cuerpo, mas negaba haberla matado.

PELOS

Entre los casos que fueron resueltos en el tiempo récord de tan solo 15 días, está el asesinato de la ciudadana israelí Tamar Zajac en el 2008.

La extranjera y periodista había llegado a nuestra ciudad de visita en mayo. Abordó el taxi de Elvis René Cancino Tito con destino a un hotel del Cercado, pero terminó estrangulada y violada en terrenos agrícolas de Sachaca.

Para encontrar a su asesino, los agentes tuvieron testimonios sobre algunas características del vehículo que abordó Zajac.

Luego citaron a varios taxistas y sus unidades hasta las instalaciones del Divincri, donde, con ayuda de cabellos de la occisa, tomaban muestras o algunos objetos que servían para la investigación.

Después de varios intentos fallidos, recibieron información de dos casos de violación y asesinato en la misma modalidad. Es entonces cuando dan con el criminal quien había vendido su vehículos semanas antes.

Meses después y por medio de varias gestiones encontraron el carro en el norte del país y así pudieron capturar al autor del crimen y a su cómplice en Paucarpata, donde además escondían las pertenencias de la extranjera.

Años después, en el 2011, fueron sentenciados a 35 años de cárcel.

FIBRA TEXTIL

Otro de los casos que conmocionó a Arequipa fue el asesinato del vigilante de una pollería en construcción. Obreros que trabajaban allí golpearon al hombre hasta provocarle la muerte.

Días después y gracias restos de fibra textil (camiseta) lograron dar con los asesinos.

Entre los casos de asesinatos más complicados para los especialistas está el de identificación de personas carbonizadas o en proceso de momificación. Muchas veces los cuerpos quedaron irreconocibles, pero esto no es problema para los biólogos forenses.

Por ejemplo, a mediados de marzo 2019, la Policía encontró un cadáver momificado, en Playa Brava, distrito de Lomas (Caravelí). Para identificarlo le cortaron algunos dedos de las manos e iniciaron un proceso de “rehidratación” de tejidos.

Después podrán ser procesados con equipos especiales y así obtener huellas dactilares.

Para determinar la data de muerte de un cuerpo, los especialistas observan las larvas de moscas que presentan los restos sin vida.

11 AÑOS DE ESPERA

Pese al productivo trabajo que tienen los especialistas, las condiciones en las que laboran son precarias. Desde hace más de 20 años utilizan equipos casi desechados por otras instituciones a nivel mundial y con los cuales suelen demorar meses en obtener resultados necesarios para una investigación.

En el 2008 propusieron al Ministerio del Interior (Mininter) crear un nuevo Departamento de Criminalístca, pero hasta ahora, 11 años después, sigue en veremos.

El jefe de la IX Macro Región Policial, general PNP Roy Ugaz Suárez, dijo en una conferencia de prensa realizada hace varias semanas, que el proyecto de S/ 50 millones está siendo evaluado en Lima por personal del Mininter, pero hasta el momento no hay nada concreto.

De llegarse a construir laboratorios adecuados para la investigación criminal, los exámenes que ahora toman meses, podrían dar resultados en breve tiempo.

Por ejemplo, los las pruebas de ADN son los que más tiempo requieren. Tienen que enviar los registros y objetos a analizar hasta Lima y esperar más de 11 meses para obtener resultados.

52 años va a cumplir el Departamento de Criminalística este 2019.

Macrosur. Los especialistas reciben material en investigación de Arequipa, Moquegua, Madre de Dios y Tacna.

Lo más leído