Michiquillay genera “envidia sana” al sur que espera Tía María

​Sostiene el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa (CCIA) , Aldo Aranzaens
Michiquillay genera “envidia sana” al sur que espera Tía María

Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa, Aldo Aranzaens.

01 de Marzo del 2018 - 14:33 » Textos: Gisela Vilca » Fotos: Gisela Vilca

Una buena noticia circuló el pasado 21 de febrero. Southern Perú se adjudicó el proyecto Michiquillay con una inversión de US$2,500 millones, en Cajamarca. A decir del presidente de la Cámara de Comercio de Arequipa (CCIA), Aldo Aranzaens, esto ha dejado en el sur una sensación de “envidia sana”, porque también se podría tener un proyecto importante como es Tía María.

Precisó que si bien la inversión prevista en el valle de Tambo no es de la misma magnitud, la región sureña podría recibir una inyección de US$1,500 millones.

DIFUSIÓN.“Creemos que la empresa Southern está haciendo un trabajo importante al comunicar a través de los medios informativos los alcances y cómo se va desarrollar el proyecto. Creo que esto lo debió hacer desde el principio, eso posiblemente fue un error, pero ahora lo está haciendo y esperamos un buen resultado”, dijo.

Después del anuncio de la empresa Southern Perú, que espera obtener la licencia de construcción del Ministerio de Energía y Minas en el segundo semestre del presente año, que esto sería bueno.

De no darse, sostuvo que lo más probable es que la inversión se destine a otras zonas como Cajamarca con Michiquilla y mientras se solucione el problema con Tía María, Arequipa perderá oportunidades de inversión importante.

Calificó además de positivo que proyectos mineros como Michiquillay se concreten, porque esto permitirá que la población vea los beneficios que trae la inversión minera. Finalmente espera se concreten otros proyectos mineros en el sur como: Pampas del Pongo en Caravelí, Zafranal en Castilla, Quellaveco en Moquegua, Don Javier en Yarabamba.
Aldo Aranzaens, presidente de la CCIA. /Gisela Vilca

CIFRA: Siete años de retraso tiene la ejecución de Tía María en Tambo, debido a las protestas.